Mundo / 6 de Diciembre de 2011

Michelle Bachelet (50)

“La crisis vulnera más a las mujeres”

Ante NOTICIAS, la ex presidenta chilena y directora de ONU Mujeres ataca el ajuste social. Cristina y el ejemplo de la Argentina.

Por

Cuando era solo una niña, su madre le inculcó que, su derecho era tener opciones: “Tu tienes que entender que el matrimonio no es tu única posibilidad. Puedes estudiar y hacer mucho más en tu vida si te esfuerzas y conviertes en una persona capaz”, le enseñó. Y Michelle Bachelet aprendió. Y creció, estudió, se graduó de médica pediatra, tomó las riendas del Ministerio de Salud de Chile al regreso de su exilio, dio probadas muestras de profesionalismo luego al ser confiada con el timón de las Fuerzas Armadas que asesinaron a su padre y la torturaron tras el golpe de 1973 y, sin dejar nunca de honrar aquellas palabras maternas, se convirtió en la primera presidenta de La Moneda.

Dos años después de haber entregado la posta a Sebastián Piñera y a casi uno de asumir su último gran desafío como primera directora ejecutiva de la flamante ONU Mujeres, la profesional, madre de tres hijos y líder de rango internacional, lucha por garantizar al resto de las mujeres del mundo las mismas oportunidades que ella tuvo. Pero los efectos colaterales de la crisis global ponen en riesgo su misión. Y, preocupada, aceptó dialogar en exclusiva con NOTICIAS desde su despacho de Nueva York.

Noticias: Cada vez más gobiernos aplican ajustes. ¿Teme que el recorte alcance a las políticas de género al achicar los programas sociales?

Bachelet: Me preocupa observar que, para muchos, la solución de la crisis pase por el recorte de medidas sociales porque esto terminará afectando de manera muy importante a las mujeres, sobre todo en sociedades donde no disponen de ingresos propios. Los recortes nunca son una solución como única medida. Una cosa es tomar las precauciones para eliminar gastos innecesarios. Pero hacerlo a costa de las personas, conlleva un riesgo grave. Lo demostramos antes de asumir esta agencia, en el informe de la comisión especial de la ONU sobre protección social como modo de avanzar hacia una globalización más justa e inclusiva.

Noticias: ¿Los recortes son un camino sin salida?

Bachelet: Las pruebas están a la vista: cuando uno mira el norte de África o los indignados en Europa, no hay una revolución cultural sino la reacción de una juventud que busca acceder a un sistema con derechos y libertades, democracia y justicia social. Hablamos de un boom de un mundo que siente que la globalización ha llegado de la mano de una terrible asimetría de derechos y desigualdades. Y, en paralelo, vemos una América Latina que respondió mucho más rápido a la crisis porque ya tuvimos el problema de la deuda externa en los `80 y aprendimos entonces a establecer mecanismos y regulaciones monetarias y financieras para contrarrestar con medidas contracíclicas y políticas macroeconómicas sanas sin dejar a un lado la protección social. Esta fue la red que evitó que el estallido económico, que nos afectó a todos porque yo era presidenta en Chile cuando ocurrió, se transformara en una hecatombe social.

Noticias: ¿Las mujeres son más vulnerables frente a estos avatares?

Bachelet: Todas las crisis repercuten doblemente sobre las mujeres porque ellas parten de un nivel de indefensión mucho mayor y tienen menos instrumentos para salir adelante. Hoy la crisis está vulnerando a las mujeres en este sentido. Pero, en el fondo, todo recorte de las políticas sociales impacta a la sociedad en general porque contrae la demanda y la economía.

Noticias: Hablando de economía, el presupuesto de su agencia se nutre mayormente de donaciones. ¿Puede la crisis condicionar su accionar si disminuyen?

Bachelet: Muchos países están tomando decisiones respecto de cuánto colaborar internacionalmente. Parte de elaborar esas decisiones es pensar también dónde colocan el dinero. Y, en ese marco, nuestro tremendo desafío es probar que todos los recursos destinados a las mujeres tendrán buenos resultados y que amerita seguir confiando en ONU Mujeres como institución. Siendo ya difícil la situación cuando asumimos el 1º de enero pasado, hemos triplicado, cuadruplicado y hasta quintuplicado el apoyo de algunos gobiernos y reunido un tremendo respaldo político. Pero, obviamente, seguimos necesitando más.

De profesión, jefa.

No es fácil ser mujer y ascender en el mundo laboral. Las estadísticas que arrojan los documentos oficiales de ONU Mujeres son categóricas al respecto: solo 117 países garantizan por ley la igualdad de remuneración mientras que la brecha promedio con sus pares hombres se extiende entre un 10 y un 30 por ciento. Además, el 53 por ciento de las mujeres trabaja en empleos vulnerables y es cada vez más peligrosamente frecuente toparse con casos de acoso sexual en oficinas con el consiguiente riesgo de perder el empleo si lo denuncian. En la Unión Europea, entre el 40 y el 50 por ciento de las mujeres experimentó algún tipo de sugerencia sexual indeseada, contacto físico u otro tipo de acoso. En el contexto de crisis, la ya empinada escalera podría transformarse en un tobogán.

Noticias: ¿Es más difícil para una mujer liderar?

Bachelet: Si usted me pregunta si las mujeres son capaces igual que los hombres, pues ciertamente lo somos. ¿Las mujeres podemos tomar decisiones difíciles? Sí, podemos. Pero la mujer ¿tiene más obstáculos para llevar a cabo una tarea? Sin duda los tiene. Y por muchas cuestiones que yo llamo los circuitos privado y público de su profesión. Ante todo, respecto de la decisión de formar una familia. En sociedades como la nuestra donde no hay una corresponsabilidad plena en el hogar, el cuidado de los niños, abuelos o discapacitados siempre recae en las mujeres. Y ellas tienen que optar y sienten que, si se inclinan por lo público, no pueden hacer frente a lo privado. Son obstáculos estructurales que se ven muy claros en América Latina y debemos superar.

Noticias: Pero aun así cada vez hay más mujeres en puestos ejecutivos…

Bachelet: Y eso es superimportante porque genera en el imaginario social una percepción de que es normal que las mujeres puedan acceder a puestos de relevancia. La presidenta de Finlandia me contó una vez una anécdota a propósito de una visita a una guardería cuando ya llevaba unos siete u ocho años en el cargo. Resulta que saludaba a cada uno de los niños y les consultaba que querían ser cuando fueran grandes y, a uno de ellos, un varoncito, le preguntó si no quería ser presidente del país. Él le respondió que en su país los hombres no podían serlo porque, en su corta vida, solo había conocido una mujer al frente del gobierno y daba como natural este hecho. El aprendizaje social facilita mucho más la aceptación que las imposiciones de tipo artificial. Lo que no borra un detalle importante: cuando a una mujer le toca dar el primer paso en un cargo de hombres, por ejemplo, ser la primera presidenta de un país, entran a pesar las disyuntivas propias

Noticias: ¿Como cuáles?

Bachelet: La principal: cumplir su tarea sin sacrificar su estilo de liderazgo femenino. Eso hace resonar prejuicios, códigos tradicionales y no resulta extraño que toda mujer que enfrente este nuevo camino pueda generar incertidumbres. La experiencia, sin embargo, demuestra que los logros legitiman su rol y las discusiones, con el tiempo, dejan de ser sobre el carácter de mujer para volcarse hacia cuestiones políticas. Cuando eso sucede, es síntoma que las sociedades se abren a esta aceptación de la igualdad.

Noticias: Cuando una presidenta como Cristina Fernández obtiene más del 50 por ciento de apoyo, ¿es un síntoma de superación de esos prejuicios?

Bachelet: Me imagino que sí. Yo no puedo hablar por los argentinos pero el resultado muestra que a esta altura lo relevante no pasa por ser mujer sino por haber sido reconocida por sus ciudadanos como la persona que quieren que los dirija por los próximos años, tanto por su figura como por sus contenidos programáticos. Argentina fue uno de los primeros países que desarrolló un sistema de cuotas y hoy es uno de los 28 de los 194 Estados de la ONU que lograron aquella meta del 30 por ciento mínimo en el Poder Legislativo para garantizar ecuanimidad en las leyes.

Violencia de género.

Los crímenes que tienen a mujeres como víctimas preocupan a Bachelet y su equipo. Y para atacarlos, presentaron una estrategia de 16 pasos que la directora general resume en las “3Ps: protección, prevención y previsión de servicios. En el fondo, el mensaje es que la violencia es totalmente inaceptable y hacemos un llamamiento a todos los países para que asuman el compromiso de erradicar la violencia del mundo”, explicó a esta revista.

Noticias: Usted dijo una vez que “la violencia es muestra del poder dominante de los hombres.” ¿Es también un emergente de los resabios machistas?

Bachelet: Sin dudas pero también de la terrible asimetría de poder que subsiste. Todavía hay una desigualdad de derecho y oportunidades en las sociedades. Y eso se expresa en el hogar. O en los países en conflicto, en las violaciones de los soldados a las mujeres como trofeos de guerra. Ejercer la violencia no es un problema de sexo, es un tema de poder, de cómo se establece. De ahí que la prevención es un elemento clave. Y dentro de este esquema, la educación es fundamental así como el ejemplo de padres y escuelas como modelos de relacionamiento para niños y adolescentes. Y, por supuesto, los gobiernos: empoderar a la mujer, darle la potencialidad de acceder a puestos relevantes con capacidad de decidir es esencial.

Noticias: ¿Los gobiernos encabezados por mujeres son más proclives a estas políticas?

Bachelet: El hecho de que haya mujeres al frente nunca garantizó en la historia que se apliquen políticas de equidad de género. Pero sí es cierto que la presencia de las mujeres en cargos de representación van de la mano de llevar adelante políticas de género más activas. Lo vemos en todos los países. Realmente creemos que existen tantas mujeres como hombres capaces de ser presidentes y, aunque no es lo único que lo garantiza, la mayor participación de la mujer en cargos decisorios es superimportante para garantizar una mayor igualdad general.

 

4 comentarios de ““La crisis vulnera más a las mujeres””

  1. Me pareció muy interesante la entrevista a la Sra Bachelet. La verdad, luego de estar en la presidencia, continuar en un puesto así, en la lucha por los derechos de la mujer, la felicito.

  2. tan cipaya es la revista noticias??? Ya que el tema en tapa de todos los medios es la posición colonialista del Reino Unido de la Gran Perra para con las Islas Malvinas, y este pasquin en papel ilustración evade el tema-. Hey cipayos , La Argentina, se encuentra hostigada por el imperio de sus sueños. Aguante Argentina . Aguante la Unión Sudamericana

  3. las crisis quizas vulnera mas a las mujeres pero tambien les da mas fuerza , si bien la asimetria es todavia sintomatica , algo marca el cambio que implica el estar en lugares de poder y a nivel mundial sin pausa y con cambios, para no refrendar aquello del sexo debil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *