Música / 7 de Diciembre de 2011

musica

De México con mucho amor

Maná volvió a visitar la Argentina. Hizo dos shows en Vélez como parte de su gira “Drama y luz”

Por

Atrayente. Fher, de Maná: sólido y con la fórmula que les reportó éxito.

No son de esos grupos que llegaron para cambiar la historia de la música. No quieren –o no pueden– romper convenciones. No han escrito canciones que ocuparían una antología de la mejor música latinoamericana. No han tenido problemas para adaptarse a buena parte de la estructura montada para sostener el negocio del que participan. Van de la canción con ciertas intenciones “artísticas” al más puro y sencillo entretenimiento. Pasan de las piezas con ritmos marcados, más viscerales y “rockeras”, a las baladas “pop”, y de los sonidos latinos a una adaptación que permite la difusión transnacional. A veces, ofrecen textos que hablan de cuestiones sociales, que tienen que ver con México y el resto del continente. A veces, entregan alguna canción sobre asuntos de sus vidas íntimas. Pero, casi siempre, la temática pasa por el amor/desamor y están llenas de convencionalismos, de los que entusiasman a las chicas.

Todo eso es Maná. Una banda sólida. Un cuarteto difícil de acomodar en cualquier casilla. Un grupo que ha entendido que se puede ser divertido y entretener a enormes multitudes –en Argentina, esta vez serán dos Vélez llenos además de conciertos en Mendoza, Córdoba, Rosario y Corrientes– sin pasar por estúpidos. En este caso, los mexicanos viajaron al sur del continente –incluye además a Uruguay y Paraguay– para presentar en vivo su más reciente álbum “Drama y luz”.

Con ese plan, hicieron un espectáculo de nivel internacional, un show atractivo desde lo visual, un concierto que tuvo muchos hits –“Corazón espinado”, “Vivir sin aire”, “Oye mi amor”– y unos cuantos temas del disco que debían presentar. En ese recorrido, no faltó la fan subida al escenario para bailar muy cerca del deseado cantante “Fher” Olivera Sierra, ni un largo solo –excesivamente largo– del carismático baterista Alex González, ni un set acústico en el medio del estadio –en el que se escucharon temas como “Se me olvidó otra vez” de Juan Gabriel o “Si no te hubieras ido” de Marco Antonio Solís– ni, claro, el toque demagógico de la bandera argentina abrazada a la mexicana y Fher diciendo “los quiero, cabrones”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *