Radio / 23 de diciembre de 2011

radio

La táctica don’t worry

“Bien levantado”. Conduce: Beto Casella. Con Lola Cordero, Andrés Klipphan, Carolina Wyler, Gastón Recondo, Rodolfo Samsó, Pato Benegas, Osvaldo Guerra. Radio Pop, FM 105.1, lunes-viernes, 6 a 9.

Por

Pasarlo bien. El ocurrente periodista Beto Casella en FM Pop, de 6 a 9: una topadora en el aire.

Entre Buenos Aires y el conurbano, son más de seis millones las personas que escuchan radio. Y sacando al 25% que hace zaping entre una y otra, son más de cinco millones los que prefieren la FM. Pero si se mencionan estos datos, es solamente para intentar cuantificar el éxito de Beto Casella en FM Pop: su programa duplica en audiencia al segundo de la FM (Roberto Petinatto) y, además, ha logrado superar también a Oscar González Oro, que es el primero de la segunda mañana en AM (9 a 13).

Beto Casella pasó los últimos días diciendo (en público) que le gustaría quedarse donde está, y asegurando (en privado) que de la Pop no se va. Pero ¿qué es Casella? Esta columna lo descubrió en el 2004 cuando, luego de intentos fallidos en Radio 10, apareció en la noche de Mitre mostrando su mejor perfil: saber escuchar, interesarse en lo que lo que cuente el oyente y ser dadivoso (siempre dio regalos y hoy obsequia zapatos y carteras de marca).

Además, y mediante una gran producción, parece dirigir su equipo como si estuviese liderando un “estado mayor móvil”: según la necesidad puede estar en la retaguardia o en la primera línea. Y tiene, por otra parte, la virtud de dirigir sin que se note que lo está haciendo. Como los buenos conductores, en el aire no corre. Flota.

En cuanto a los contenidos, “Bien levantado” logra mejor que otros las propuestas del mundo global: mucho deseo, poca austeridad, estimulación constante, mínimo de represión, pasarla bien y recurrir a una velocidad de escape frente a las cuestiones muy serias. En lo artístico, el ciclo es perfecto, en sonidos, presentaciones y calidad de audio. Y en lo que respecta al lenguaje, abundan los improperios, las canalladas y los insultos de baja estofa. Como chiquillos en la etapa anal, hablan mucho de la caca, mencionan de continuo el pitín (últimamente la tienen con el clítoris), y emiten audios de cuescos. Si se refieren al sexo no mencionan el deseo sino el cuerpo, al que solo señalan de a pedazos, parte por parte, como si cada órgano funcionase con independencia de los demás y con total ausencia del psiquismo (como si todavía no hubiesen armado el “esquemita corporal”, y no pudiesen ver todo unido).

Lola Cordero, excelente animadora, es ya una “gallega profesional” (lleva diez años en Buenos Aires y de acento porteño ni pío). Andrés Klipphan maneja el tema político con solvencia y conoce al dedillo el caso de los medicamentos truchos. Gastón Recondo (el que hizo afeitar el bigote a Jorge Guinzburg en una apuesta), está al día en deportes. Osvaldo Guerra sigue la Primera B, resiste bromas pesadas y empieza a dominar el tema espectáculos. Rodolfo Samsó (“Alacrán”) oficia de gran bestia pop y difícilmente, en otra radio, haya alguien que provoque tantas carcajadas. Pato Benegas imita de maravillas a varios famosos y sus apariciones esporádicas son desopilantes.

La producción depende de Julio Laveglia, Bárbara Fernández y Carla Scarcello; los guiones están a cargo de Alejandro Machado y, finalmente, Luciano Albela realiza la operación técnica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *