Restaurantes / 29 de Diciembre de 2011

restaurante

Para todos los gustos

“Mercado Central”. Avenida San Martín 898, Vicente López, 4791-7168. Tarjetas. Martes a domingos 9 a 24. Menú mediodía (con copa de vino) $ 42, carta noche (sin vino) $ 100 a $ 120.

Por

Entre flores y antiques. En Vicente López, una original propuesta en un mercado. Imperdible.

Cuatro amigos, Gonzalo de Dominicis, Mariano Gómez, Nicolás Lanzillotta y Jorge Noguera, soñaron con montar un restaurante de características particulares, y sumaron al chef Gastón Boga Michaud, para completar todos los ángulos de un restaurante de 150 m2 con capacidad para 58 cubiertos, más una barra para 50 comensales sentados y 100 para cócteles. Luego de buscar locación se instalaron en lo que fue el mayor cultivo de orquídeas en Buenos Aires y hoy un mercado de flores, decorado con miniflores “kokedamas”, más un mercado de antigüedades con piezas originales, curiosas y atractivas. El mercado goza, además, de un patio con barra de tragos, más un acogedor patio mañanero para desayunos (con una colección de libros a mano, por si gusta de la compañía literaria) y con agradables tés por la tarde. O sea que la ambientación y el servicio, la cocina, la barra, el té, ya justifican ampliamente la visita.

Boga Michaud, experimentado cocinero –jefe de cocina en “0´Farrell”, tanto en Buenos Aires como en Punta del Este, luego en el famoso “Celler de Cap Roca”, en Barcelona (tres estrellas Michelin)–, propone un menú atractivo, con una serie de propuestas originales tanto de productos como de combinaciones de aromas y sabores que exaltan el paladar del comensal e incorporan novedades bienvenidas. Ejemplos: entradas, provoleta de cabra, jalea de papaya, polvo de olivas negras, hojas de rúcula; lomo de jabalí y “spianatta”; mollejitas y langostinos, emulsión de palta, papas pai, brotes de Tres Arroyos; etc.; principales, ojo de bife grillado con manteca de chimichurri, tuétano de hueso maduro, panceta ahumada, papines andinos sellados al hierro; matambre de cerdo tiernizado, persillade, chutney de mango y durazno, calabaza y échalotes asados; risotto de hongos, shiitake, portobellos, champiñones, girgolas, funghi porcini; salmón rosado del Pacífico, en costra oriental, jengibre encurtido, sauteuse de verduras, salsa indostani; farfulle italiano, crema de hongos porcini, portobellos y champiñones con tomates secos, panceta ahumada crocante, suave ajo confitado; postres, textura de chocolate, glasé de chocolate blanco, mousse de chocolate, húmedo de chocolate semiamargo; panacota de maracuyá, crocante de corn flakes, ganache fría de chocolate blanco y oliva, almíbar de té verde; strudel tibio de manzanas, helado de vainilla, pan crocante de especias, miel de acacia con amapolas (demora 15 minutos).

La lectura de las recetas son para profesionales experimentados o bien consumidores del dulce dispuestos a afrontar cualquier dificultad, pero no se puede dudar de la creatividad del equipo que montó “Mercado Central”, ni de la brillante tarea de investigación, que interesará mucho a los amantes del dulce. Las texturas y sabores de los productos –aunque a la fecha solo probamos tres de las más simples– deja un gusto especial, algo así como un dulce impactante que ofrece matices que son una aventura a los sabores y aromas, y azuza el el deseo de probar más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *