Música / 6 de enero de 2012

musica

La sana costumbre

Punta del Este vive su 16º festival de jazz:
una tradición que se mantiene.

Por

Destacados. Los saxofonistas Dmitry Baevsky y Eric Alexander, figuras del Festival de Jazz Punta del Este.

Parece que la estabilidad democrática que viene sosteniéndose en América Latina, se traslada también a los ámbitos de la cultura. En Punta Ballena, en pleno campo, a algunos kilómetros de Punta del Este, se mantiene un encuentro de jazz que está entre los importantes del mundo, fruto del esfuerzo de muy pocas personas –con el empresario argentino Francisco Yobino y el músico cubano Paquito D’Rivera a la cabeza– .
El festival nació en el tambo Lapataia; y desde hace algunos años mudó su sede al nuevo anfiteatro de la finca El Sosiego. Allí, entre el 5 y el 8 de enero, la música está sonando, con músicos de Brasil, Uruguay, Argentina, Canadá, Rusia y EE.UU. Con su noche, la primera, auspiciada por la delegación local en el Mercosur, Brasil tuvo una presencia fuerte, con el talentoso pianista David Feldman al frente de su trío, el trompetista Jessé Sadoc y la interesante carioca carioca Lili Araujo. Los argentinos tienen sus créditos en el trompetista Diego Urcola y el baterista Pipi Piazzolla. Y Uruguay, los suyos con el contrabajista Popo Romano y el guitarrista Miguel Mora. Aunque la delegación más fuerte llegó desde Norteamérica, con músicos de diferentes nacionalidades. Los participantes de esta nueva edición del festival de Punta del Este son muchos, pero se destacan el clarinetista Michael White, el contrabajista Richie Goods, los pianistas Harold Mabern, Helen Sung y Renee Rosnes (canadiense), los saxofonistas Grant Stewart, Eric Alexander y Dmitry Baevsky (ruso) y el baterista Adam Nussbaum. El director artístico D’Rivera estará al frente de un encuentro de clarinetistas, el sábado, y en un homenaje a James Moody, en la noche de cierre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *