La Balanza / 6 de enero de 2012

Leo Matheu

El PR se para en la puerta de las fiestas a las que no convoca y recibe a los famosos.

El PR se para en la puerta de las fiestas a las que no convoca y recibe a los famosos.