Personajes / 12 de enero de 2012

Juan Alberto Badía (64)

“En el espejo me veo golpeado, pero vivo”

El locutor volvió a la radio, tras superar un cáncer de mediastino. Lucha contra el tabaco y error de diagnóstico.

Estoy en la línea de largada para tener una vida nueva. Ni mejor ni peor, pero no va a ser igual. Muchas cosas te cambian, cambian en tu espejo y en tu entorno

Camina lento. Muy lento, y está muy flaco. Pero en su andar cansino nunca deja de sonreír: “Necesito recuperar peso, pero no me dan ganas de comer”, explica Juan Alberto Badía. Y agrega con convicción: “Paso a paso, diría `Mostaza´ Merlo, despacito, eso me dijeron el día que me operaron”. El 12 de diciembre pasado, después de meses de lucha contra el cáncer, el locutor pasó por el quirófano por primera vez: le extrajeron un tumor del mediastino. Ahí comenzó la lenta recuperación. “Ese día me puse como meta venir a Pinamar el 31 de diciembre, y lo logré”, dice sonriente a NOTICIAS en el estudio de FM Estudio Playa, la radio que lidera desde hace dos décadas en Pinamar. El sol del mediodía es insoportable, pero Badía le hace frente detrás de una gorra en cada corte de su programa “Pinamar para amar”, que conduce con envidiable entusiasmo y chispa de lunes a viernes de 12 a 15. La misma naturalidad, la misma lucidez con la que habla de su enfermedad. El cáncer no es tabú para él.

Badía se para, bromea con su equipo, se acerca a cada uno de los veraneantes que se amontonan a saludarlo y recibe decenas de muestras de apoyo. Pero reconoce que las tres horas frente al micrófono lo dejan exhausto. Sus amigos intentan imponerle una reducción en el horario. El histórico conductor se niega, rotundamente. “Hago este rato de radio, después descanso mucho y camino un poco porque es lo que me piden los médicos. Estoy cada día mejor”, confiesa.

Noticias: ¿Es consciente de que la recuperación es lenta?

Juan Alberto Badía: Sí, por la intervención quirúrgica, y para sacarme la anemia que me dejó la operación y ponerme mejor físicamente. Necesito aguantar un poco mejor, poner la garganta como corresponde, que ya sabía que por el lugar donde iban a andar, iban a tocar. Así que… nada que no sepa. Lo único es que soy un poco impaciente, y es injusto, porque el análisis anátomo patológico dio que quedé liberado de esta enfermedad, de este tumor que me acompañó desde hace no sé cuanto, pero que yo sé que existe desde hace un año. Estoy muy agradecido.

Noticias: En enero pasado, justo hace un año, dijo que necesitaba “entrar a boxes para ajustar las clavijas”. ¿Dónde está ahora?

Badía: Y, estoy en la línea de largada para seguramente tener una vida nueva. Ni mejor ni peor, pero no va a ser igual. Hay muchas cosas que te cambian, que cambian en tu entorno, en tu espejo, en tu interior.

 

5 comentarios de ““En el espejo me veo golpeado, pero vivo””

  1. Existen personas que en este paso por la vida, nos dejan una lección de vida. Sr Badia, usted es uno de ellos, es todo un profesor.

  2. Lamento el mal momento, que pasó en su salud, el Sr. Badia ( un grande , pero de verdad ) ya pasará y solo sera un mal recuerdo y lo alegrará el apoyo recibido de la gente que tanto lo quiere, fuerza Badia!!!!!! de corazón.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *