Radio / 17 de febrero de 2012

Radio

Gardel en Tetra-brick

“Lanata sin filtro”. Conduce: Jorge Lanata. Con Adriana Verón, Nicolás Wiñazki, Osvaldo Bazán, Luciana Geuna, Gustavo Grabia. AM 790, Radio Mitre, lunes a viernes, 13 a 14.30.

Por

En Mitre es Gardel. Pero 90 minutos le quedan chicos. Al programa le dieron un envase de cartón. Y le tira de sisa. Si corre, lo pisa el top. Si pone música, lo aplasta la tanda. Cualquiera que haya “editado” (algo así como pasar en limpio), notas escritas por gente de radio, sabe que algunos escriben fatal. Pero Lanata es completo en todos los medios. Y sus investigaciones tienen algo que las hacen parecidas al boxeo: siempre es posible que al contendiente le vuelen la cabeza.

El primer día puso una denuncia (Alejandro Vandenbroele, supuesto testaferro de Amado Boudou), que hizo hablar a la oposición, fue tapa de diarios y paralizó al oficialismo. Además, sabe elegir a sus columnistas. Wiñazki aportó la investigación sobre Ciccone Calcográfica. Y Bazán, en minutos, hizo una radiografía desopilante de los teleteatros de Pol-ka (en ellas “el pasado siempre sucede en color sepia”, por ejemplo). El equipo se completa con Gustavo Grabia (deportes) y Erica Olijavetzky (coordinación), más Andrea Rodríguez y Manuel Amor (producción). Eduardo Bonellomaneja los controles.

El ciclo se inicia con una sirena que trae “Instrucciones de la Corpo”. Y en ese punto (lo que no es un mérito), iguala en capacidad de provocación al televisivo “6.7.8”: “Difame Lanata, diga que Barone tiene a su familia en Télam”, dice una voz. Y más tarde un delegado gremial del medio público, lo ratificará: “Sí, aquí trabaja la nieta de Barone”. Y agregará: “Télam ya llevó a 150 el número de personal contratado”. “Magnetto, Magnetto, aprendí el libreto”, dirá diariamente Lanata, burlándose. (Es probable que, en el vértigo de un programa tan breve, no haya tiempo para controlar todo, pero lo cierto es que se leyeron emails y se escucharon audios ofensivos para la investidura de la presidenta Cristina Kirchner. Y por lo cual el conductor tuvo que disculparse).

La cobertura sobre el Atlántico Sur y Malvinas es de lo mejor: Sylvia Colombo (de “Folha de S. Paulo”), en el piso y a su regreso de las islas, definió así la estrategia del gobierno de su país: “Si Argentina se pone muy dura, dudo que Brasil la siga apoyando”. El análisis de la minería a cielo abierto y el seguimiento de los piquetes en Andalgalá, con reportajes del propio Lanata, fue filoso y brillante, como un bisturí.

Y día tras día el programa sigue sumando aportes. Julio López, en informática, explicó que la ley antipiratería (SOPA), es imposible de aplicar y que, en caso de querer aplicarla, no existe una manera de hacerlo. Y en tanto Gabriel Levinas, que trae la sección “”Antirelato”, señaló que la Asignación por Hijo, no es universal y que su importe es proporcionalmente inferior al Plan Vida que otorgó el gobierno de Eduardo Duhalde. Lanata prometió la presencia de “Chequeados.com” (un sitio dedicado a verificar lo que se dice públicamente), pero no cumplió ni aclaró por qué no lo hizo.

Por otra parte, es una pena ver a Lanata obligado “a robar” minutos a Chiche Gelblung o a Ernesto Tenembaum. Y debería recordarse que hay una ley física, que también se puede aplicar en radio: cuando el envase es chico, tarde o temprano el contenido se ve damnificado.

En esta nota: ,