Personajes / 24 de Febrero de 2012

Melisa Garat (22)

“En Europa quieren mujeres con curvas”

Nació en Bahía Blanca, bailó en el American Ballet de Nueva York y se convirtió en modelo internacional. El novio economista.

“En Europa quieren mujeres con curvas”

Mide 1.73 metro y dice que en Estados Unidos es bajita; que allá las modelos son de 1.80 para arriba, pero por suerte su manager, Lorena Ceriscioli, le enseñó a caminar, estirándose y moviéndose como un junco, con ese andar que anula parámetros de pasarelas. Al físico privilegiado y a sus estudios de modelaje, hay que sumarle un par de méritos esenciales: es bailarina clásica y es inteligente. Radicada en Manhattan hace 7 años, dice que las top models norteamericanas son flaquísimas. “Papá es médico pediatra, mamá es ama de casa pero está siempre muy dedicada al arte. Y tengo una hermana mayor, Pamela, todos somos de Bahía Blanca, todos flacos pero bien alimentados”.

Melisa bailó en una fiesta privada que dio Donald Trump y en el MET para el presidente Barack Obama y su esposa Michelle, Hillary Clinton y Paloma Herrera, con quienes compartió la gala. Mientras espera una oportunidad para audicionar en Suiza, la mujer-niña de ojos claros y cara angelical no es una espectadora de su vida, sino la arquitecta de un futuro que edifica sin pausa.

Melisa Garat: Todo empezó a los 8 años, cuando jugaba al hockey. Fue mi abuelo quien me dijo que si hacía algo más femenino -como baile o gimnasia artística- me regalaba una bolsa de caramelos. Como a mí me encantaban, fui a la Escuela de Danzas de Bahía Blanca, para darle el gusto y tener caramelos de sobra. Ya el primer día me sentí loca de contenta y pasé de estar llena de moretones en las rodillas a algo súper delicado…

Noticias: ¿Y su experiencia con Maximilano Guerra?

Garat: Vi un afiche de su escuela porteña, donde ofrecía becas y nos vinimos con mamá. Llegué primera porque soy súper puntual. Me dieron el número uno y me pusieron adelante en la barra. Yo no sabía mucho, podía seguir una clase, pero tenía 13 años… Y los anotados eran profesionales. No podía hacer todo, porque no lo había aprendido… Me sentía mal y en ese momento entró Maximiliano. Me paralicé y me largué a llorar. Entonces me dijo que hiciera lo que pudiese. Terminó la clase y de las tres becas, una fue para mí. ¡Las otras chicas me querían matar! Me volví a Bahía y decidí prepararme. Por eso me inscribí en lo de Julio Bocca.

 

2 comentarios de ““En Europa quieren mujeres con curvas””

  1. La conoci en una fiesta, estaba super alcoholizada, pero tenia mucha onda. Luego hablamos con Lorena y cuando vino al casting nos demostro ser una persona muy poco tolerante maltrato a los asistentes e hizo comentarios poco felices, no es muy conocida en el ambiente de todas maneras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *