Personajes / 24 de Febrero de 2012

Fernando Sulichin (46)

“No hago nada a media máquina”

Mega productor argentino radicado en Hollywood, tejió amistades con políticos y celebrities. Documentales, su amigo Sean Penn y causas humanitarias.

“No hago nada a media máquina”

Fernando Sulichin extiende su brazo y muestra orgulloso su Rolex del ’64. Le apasionan los relojes, tiene 20 y los guarda en un banco en París. Su preferido es un Patek Philippe. “En las películas suelo quedarme con el merchandising, por eso trato que el protagonista muestre siempre un reloj. Y en los festivales, cuando ganás, también te regalan uno. Así que trato de ganar, pero los Patek me los compro yo” aclara el productor.

Audaz, inquieto y curioso, a fines de los `80 dejó Buenos Aires para continuar sus estudios de arquitectura en Los Ángeles. Nunca se recibió de arquitecto, pero entró al cine de casualidad y se convirtió en un importante productor. Trabajó con Spike Lee, Abel Ferrara y Alejandro González Iñarritu, entre otros, y produjo películas como “Malcolm X” y “Babel”, amén de varios films y documentales con Oliver Stone. Actualmente desarrolla diferentes proyectos. “La historia secreta de los Estados Unidos”, junto con Stone, y otro con David Lynch sobre la vida del Maharishi Mahesh Yogi, que difundió la meditación trascendental, son sólo algunos.

Es un hombre hábil para generar contactos de altísimo nivel. Defensor del diálogo a ultranza, en su agenda hay celebridades y líderes políticos. Es también un activo militante de causas sociales. Trabaja con su amigo Sean Penn en la recontrucción de Haití y juntos vinieron a Buenos Aires para entrevistarse con Cristina Fernández. Es miembro honorario de la Nelson Mandela Children’s Fund, de la cual fue director, y de la David Lynch Fundation, entre otras organizaciones. Vive entre París, Los Ángeles, donde tiene su productora, y Hong Kong, y compró un piso en Buenos Aires que perteneció a Aristóteles Onassis. Le interesa la geopolítica y la economía y es reacio a hablar de su intimidad. Espera su primer hijo para marzo y la madre del niño es una directora de cine francesa.

Noticias: Su vida es intensa. ¿Qué lo motiva?

Fernando Sulichin: No me queda otra. Nací para el cine, es mi destino, y soy bueno para determinadas películas. Me encantaría producir comedias como “¿Y dónde está el piloto?”, pero me salen “Babel” o “Malcolm X”. Me muevo por la intuición y la emoción, y también está el destino.

 

3 comentarios de ““No hago nada a media máquina””

  1. chantas como estos que te puedo decir, debe tener alguien que lo banca, un pariente con mucha plata, se sabe mucho de este personaje, lo conoci en a la facultad de arquitectura, no estudiaba, sus comperos de secundaria le hacìan los trabajos hasta que se cansaron y alli se fue a Estados Unidos, viviò en la calle, su tio lo tuvo que rescatar, y le banca todo, no es verdad que se equivoco de aula en los angeles, ademas se que sacaba de la basura , lo que los famosos artistas de Holiwod tiraban, se hizo musulman, porque dijo que para entrar a una mesquita hay que convertirse, jajaj, yo entre a la mesquita de argentina que esta en palermo y no me tuve que convertir, que mentiroso, en fin , averiguen quien lo banca y le compar los trajes de Armani y el dpto de Onasis , me parece que algo turbio hay atras, por su antepasado.

  2. hola sully, te quiero!!!!! querés hacer una novela con mi vida? creo que sería u éxito mundial, no exagero… pik

  3. Gracias a chantas astronómicos como estos, es que el cine se ha convertido en la escoria que es… basta leer sus declaraciones de ignaro para percatarse que no es más que un mercenario, trepa y hábil mercader.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *