Arte / 9 de Marzo de 2012

arte

El aliento de la poesía

“¡Basta ya de prosa!”, en Fundación OSDE. “Los siete locos”, en el Museo de Arte Tigre.

Por

Un grupo de osados editores sigue haciendo “Diario de Poesía”, una revista literaria que desde hace 25 años se ocupa, precisamente, de la poesía, género que no augura ventas masivas ni auspiciantes importantes. Contra las dificultades económicas y la marea de la estupidez que reina en sectores de las artes y el entretenimiento, el proyecto permanece. Surgió en 1986 con el entusiasmo de la recién recobrada democracia, que abrió el camino al florecimiento de la libertad y desató apremiantes necesidades expresivas de poetas y artistas, periodistas y escritores. Fue lanzada festivamente en galería Ruth Benzacar por Daniel García Helder, Martín Prieto, Daniel Samoilovich, Hugo Padeletti, Juan Pablo Renzi, Jorge Fondebrider y Ricardo Ibarlucía.
Su persistencia y existencia es celebrada en una impecable muestra en Fundación OSDE, que prolonga el concepto original de la publicación, concebida   como un espacio de encuentro entre poetas y artistas visuales. Así, despliega dibujos y pinturas originales –volcadas en la revista– de Juan Pablo Renzi (1940-1992), Eduardo Stupía, Ana Eckell, Fernando Fazzolari, Luis F. Noé, Alberto Heredia, Mirtha Dermisache, Roberto Elía, Guillermo Kuitca, Carlos Gorriarena, Eduardo Médici, Adolfo Nigro, Luis Wells, y otros.
Documentos, fotografías, audiovisuales, libros (primeras ediciones de Lewis Carroll y Edward Lear, entre otros), bocetos de numerosas tapas de la revista –cuyo diseño inicial fue de Renzi, ahora es de Stupía– completan un viaje por la revista, junto a presentaciones de “dossiers”, como el de Paul Celan –poeta judío de lengua alemana, nacido en Rumania y que se suicidó en París, cuyos padres murieron en un campo de concentración–, quien, a pesar de todo, escribió los memorables versos de “Fuga de muerte”: “Leche negra del alba la bebemos al atardecer / la bebemos al mediodía y a la mañana la bebemos de noche / bebemos y bebemos”.
Ideada por Samoilovich y Stupía, la muestra curada por Viviana Usubiaga incluso exhibe el vínculo de la poesía con la música, el cine, y con la historia del país. Al 31/3 en Suipacha 658. De lunes a sábado de 12 a 20, domingo y feriados cerrado, miércoles a las 18 y sábados a las 17.
Por su parte, la estimulante muestra “Los siete locos” de Eduardo Iglesias Brickles, en el Museo de Arte Tigre, también evidencia los lazos entre arte y literatura. El conjunto de obras retrata los personajes centrales y los escenarios de la popular novela “Los siete locos” de Roberto Arlt (1900-1942), cuyas cenizas fueron esparcidas precisamente en el Delta.
La exhibición está compuesta de 50 xilopinturas, pintura sobre madera tallada, técnica entre la xilografía y la pintura que auspicia una mayor soltura (ver arriba, “Arlt”). Aun cuando sus trabajos reflejan el paisaje y el clima existencial de una Buenos Aires acelerada y en plena industrialización, la obra de Iglesias Brickles no es una ilustración de los textos del legendario autor de las agudas “Aguafuertes porteñas”, publicadas en el diario “Crítica”. “Es lo más ajeno a mis propósitos”, dice el artista.
Como bien apunta Marina Oybin –en el catálogo de Fundación Alon donde se exhibió parcialmente, en noviembre 2011–, como Arlt, “Iglesias Brickles trabaja hace tiempo con el estereotipo porteño. Comparten, podría pensarse, cierta mirada expresionista, ácida, que en sus xilopinturas, uno encuentra en esos hombres solemnes, de mirada perdida, enfundados en trajes como armaduras, a la espera del crimen soñado o del gran golpe”. Al 8/4 en Paseo Victorica 972. Miércoles, jueves y viernes de 9 a 19, sábados, domingos y feriados de 12 a 19.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *