Libros / 30 de marzo de 2012

libros

En la trastienda

“El basurero de la historia”, de Greil Marcus. Paidós,
350 págs. $ 108.

Por

La fórmula del título la usó Trotsky para dirigirse a los mencheviques en 1917: “¡Váyanse adonde pertenecen: al basurero de la historia!”. El crítico cultural y de rock Greil Marcus la usa como apertura de esta recopilación de artículos, traducidos en la Argentina. En su visión, mucho de lo que los poderes o los individuos hacen con ese gesto es enviar allí lo que en realidad son puntos centrales de la Historia: la masacre de Tlatelolco en México, el Holocausto cada vez que lo niegan, o la plaza de Tiananmen en China.
Marcus tiene un libro central, por suerte muy difundido en castellano: “Rastros de carmín” (Anagrama), que sigue las raíces de los Sex Pistols y el “punk” hasta la propia Edad Media, con una abundancia de datos y una originalidad para vincularlos sin parangón. Otro libro, más reciente, busca todas las puntas que desencadenó en su momento y en su futuro el tema de Bob Dylan “Like a Rolling Stone” (Global Rhytm). Esta antología ordenada alrededor del eje del título es menos pareja, desde luego, pero también muy variada. Por momentos es como entrar en la trastienda de lecturas, pensamientos y experiencias del autor.

Entre los que prima la originalidad del enfoque se cuentan “Götterdämmerung, veintiún años después”, donde analiza “policiales nazis”. O el breve texto dedicado a “Carta breve para un largo adiós” de Peter Handke. O el dedicado a un dúo particular: “Jan y Dean y la letra perdida”.
En el sector de la crítica, Marcus se despacha contra la falta de perspectiva “americana” (en el sentido estadounidense) de Susan Sontag para referirse al “pop”. O la falta de autenticidad de la generación “beat” (aunque en un reportaje reciente lamenta haberle pegado a Kerouac sin haber leído “En el camino”).
Entre los artículos comparables a sus mejores libros hay tres, relacionados con la música: “Dylan como historiador. Sobre ‘Blind Willie McTell’”,  “Cuando entras a un lugar. Sobre Robert Johnson”, y muy en especial, “La historia de Deborah Chessler”. La extensión se hace allí más amplia, y Marcus se encarniza en investigar a fondo el tema, logrando que el mundo renazca fresco, renovado. Para el lector equivale a descubrir lo oculto, o a quitarse poco a poco una anteojera de ignorancia o error.
De gran extensión y variedad, el volumen es de los más interesantes que se hayan traducido en los últimos años en el género de crítica y ensayo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *