Costumbres / 4 de abril de 2012

Artes visuales

Agonías del sueño americano

En el Malba, la muestra “Bye Bye American Pie” presenta dos décadas de mutaciones en la cultura estadounidense. Violencia y crítica social sin concesiones, desde los ’70 hasta la actualidad.

Por

Drogas, sexo y violencia urbana en New York, en imágenes. La muestra exhibe trabajos del año 1978 al 1996.

Bienvenida “Bye Bye American Pie” a Buenos Aires, capital de un país cuyos habitantes adoran y consumen la cultura de los Estados Unidos, pero que estadística y mayoritariamente se manifiestan anti norteamericanos. La espléndida muestra, curada por Philip Larratt-Smith y continuación de su “Andy Warhol, Mr. America” (Malba, 2009-2010), explora las transformaciones de la cultura estadounidense desde los años ‘70 hasta el presente a través de 110 obras que capturan el espíritu del momento.
Los siete artistas trabajaron desde su propia experiencia, como Nan Goldin quien entre 1978-1996 retrató la violencia doméstica y urbana, la cultura del sexo sadomasoquista y de las drogas, ¿el amor? y la desesperanza en la subcultura neoyorquina a la que pertenecía; color en fotos papel y fotos proyectadas (un hallazgo). En la serie “Tulsa” (1963-1971), Larry Clark fotografió, en blanco y negro y con brutal honestidad, similar desaliento cuando se buscaba en las drogas y el sexo áspero; quebrando “la definición de lo aceptable en la historia de la fotografía”.

Tarta de manzana. Junto con mostrar la “pérdida de ilusiones de la generación de los ‘60”, “Bye Bye American Pie” refleja la capacidad de autocrítica de una cultura que exterioriza miserias privadas y públicas, como lo hace Paul McCarthy en una monumental y ruidosa escultura mecánica, hecha de silicona cuasi blanda, que detalla a varios cerdos y a un George Bush que penetra a otro robot Bush Junior idéntico, como en trencito (“Train” se llama la pieza); metáfora visual de lo que ese presidente le deparó al mundo.
Las críticas expresiones visuales vistas desde aquí y en un tiempo en el que quien cuestione el “relato” se vuelve cuestionable, hablan de una incuestionable libertad, que levanta el espíritu. Es un arte que invita a una sociedad a pensarse a sí misma, a reflexionar sobre lo acontecido. Y, aunque “el sueño americano” ya no es lo que era (¿qué y dónde es lo “que era”?), hay aristas del presente que son mejores.

Más información en la edición impresa de la revista

 

Comentarios de “Agonías del sueño americano”

  1. The details you supplied allow me to share really practical. It turned out this kind of a fun surprise to acquire that waiting for me soon after i wakened this really day. These are frequently to your position and uncomplicated to interpret. Many thanks quite a bit for your beneficial suggestions you’ve bought shared previously mentioned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *