Arte / 4 de Abril de 2012

arte

Cambios veloces

“Latidos”, Daniel Canogar. Fundación Telefónica. Arenales 1540. Lunes a sábados de 14 a 20.30. Gratis, al 23/6.

Por

Daniel Canogar (Madrid, 1964) despliega seis instalaciones en Espacio Fundación Telefónica, otorgando nueva vida a tecnologías declaradas obsoletas por el vertiginoso y arrasador avance de lo digital. En “Latidos”, el artista intenta “reanimar lo inanimado” reutilizando lo que ya es considerado arqueológico, como las cintas de video, o lo que está por ser descartado, como los DVD. “Intento buscarles el pulso a materiales electrónicos con fecha fija de caducidad, para mostrar sus secretos, reavivar memorias”, apunta Canogar, mientras camina entre una maraña de cables y luces. Las sucesivas muertes de cables telefónicos, eléctricos e informáticos, bombitas, discos, segmentos de celuloide, rodillos, y más, “las acerca al ser humano”, que también habrá de extinguirse.
Con elementos de baja tecnología, encontrados en basureros y centros de reciclaje, y con proyecciones de animaciones digitales, Canogar construyó una poética reflexión, no exenta de belleza, acerca de la vida y la muerte. Sus piezas resplandecen con la fuerza de la existencia, mientras ocultan que los elementos que las integran han expirado o están a punto de hacerlo. Las obras ocultan el duelo y por un rato los materiales extienden su vida útil.
Parece que fue ayer, cuando en 1965 Nam June Paik realizó las primeras experiencias de videoarte, que se verificaron en la Argentina en la muestra “Arte y Cibernética” (1969). Desde entonces, imagen en movimiento y sonido dieron cuenta del crecimiento del video, video instalación. A partir de los ’90, la confluencia de arte y nuevas tecnologías dieron como resultado complejas e innovadoras obras que pueden disfrutarse. De apariencia festiva, “Scanner” aparece como una suerte de bosque de lianas recorrido por chispazos y fulminantes relámpagos. Pero se trata de una maraña de cables, de distinto espesor y tono, sobre la que tres proyectores dibujan fugaces líneas blancas. Si se atiende a los “Latidos” del título, se evidencia la intención del artista: “La obra recuerda al bombeo del sistema circulatorio humano…”.
En “Spin”, 100 películas en DVD son proyectadas sobre la superficie espejada de los mismos discos y revelan su contenido, reflejado a su vez sobre la pared de enfrente, dándoles un nuevo giro a las imágenes, creando abstracciones y homenajeando al cine, como en “Flicker” pero en este caso realizada con metros y metros de fotogramas en celuloide. Por su parte, los cables de teléfonos de las cuatro piezas de “Pneumas” (del griego, aliento vital) reviven y reposan como esculturas lumínicas sobre módulos que se asemejan a pequeños altares.
Fundación Telefónica organiza visitas guiadas para escuelas,  grupos universitarios y terciarios (coordinar al 4333-1300).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *