Personajes / 13 de abril de 2012

Karina K (46)

“Me entrego y tengo retribución cósmica”

Actriz, cantante y bailarina, en la obra “Souvenir” encarna a la peor cantante lírica de la historia. Zulma Lobato, hijos y budismo.

Lo mío es la abnegación. Para Sweeney Todd me preparé durante un año, incluso en las vacaciones. Para este nuevo papel, fueron cinco meses. Soy entregada y loca

Hola, perdón, el tránsito”, dice la mujer de lentes oscuros, de mafioso, y chuick- chuick sonoros. ¿Es ella? Sí, es. Esperaba a una morocha araña tipo la Lucy de “Drácula”, a la prostituta de uñas verdes que fue en “Cabaret” o, mínimo, a la viejita derruida que protagoniza en “Souvenir”. Cualquier cosa, menos esto: una rubia todo rubior y sonrisa. Toda sincericidio: apenas llega, desensilla los lentes negros y muestra los ojos, maquillados por error al estilo del Antiguo Egipto. “Mirá, mirá lo que me había hecho. Pensé que las fotos se hacían hoy y me pinté como pude, a las apuradas. Y quedé Nina Hagen”, dice, y se ríe. Razones para alegrarse tiene de sobra: en sus casi treinta años de carrera, a fuerza de estudio y lo que ella llama “abnegación”, se ha quedado con premios como el Konex y el María Guerrero, pero también con papeles soñados. Por caso, la excéntrica millonaria de 68 años que es hoy en el Teatro Regina Tsu: Florence Foster Jenkis, una mujer de talento nulo y fortuna sin límites, que luchó toda su vida por triunfar en el mundo del bel canto con una voz de esas que ponen a llorar a los perros. “Vivía en Nueva York, en el Hotel Ritz Carlton –arranca–. Era una aristócrata total, amante de la música clásica”.

Noticias: Amante… y “asesinante”.

Karina K: Sí, de hecho la llamaban “la asesina de Mozart” (carcajada). Los críticos la destrozaban y ella decía “hablan así porque me envidian”. Tenía una gran negación, y eso es lo más interesante para interpretar en este rol. Tenía tal narcisismo que sentía que tenía una misión: llevar la música clásica al pueblo. Pero el intento tuvo sus… bemoles (carcajada)

Más información en la edición impresa de la revista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *