Televisión / 20 de abril de 2012

Tv

Regreso a las fuentes

Caiga quien caiga”. Periodístico. Miércoles a las 22 por América. Conducción: Juan Di Natale y Guillermo López. Notas: Gonzalo Rodríguez, Diego Iglesias, Pablo Camaiti, Martina Soto Pose, Andrés Kilstein, Darian Schijman. Producido por Eyeworks Cuatro Cabezas. Dirección General: Cune Molinero.

Por

“Caiga quien caiga” debutó por América en 1995, con la premisa de hacer humor con temas de actualidad. Pero a diferencia de antecesores directos como “Semanario insólito” y “La noticia rebelde”, “CQC” eligió un camino más combativo, incomodando con irónicas coberturas e increpando con mordaces preguntas a funcionarios, políticos y empresarios. Aunque con el correr de las temporadas, el enfoque transgresor de sus primeros tiempos y su habilidad para molestar a los poderosos de turno parecía haber quedado diluido, mientras los segmentos con celebridades y famosos comenzaban a ganar espacio. Sin embargo, en su temporada número 16, “CQC” retomó el espíritu incisivo.

De regreso en la pantalla de América –tras cuatro temporadas en El Trece y seis en Telefe– el ciclo tuvo como principal cambio en su formato que el trío de conductores quedó reducido a dos. Así, tras el alejamiento de Ernestina Pais, el histórico Juan Di Natale y el rendidor Guillermo López comparten la responsabilidad de animar el programa. Muy aceitados, los anfitriones resignan protagonismo para ponerse al servicio de contenidos que, más allá de su estilo informal y sus apuntes humorísticos, se meten con la actualidad desde un lugar distinto y consiguen una profundidad que nada tiene que envidiarles a otros periodísticos. Con un sólido equipo de noteros –con Gonzalo Rodríguez, Diego Iglesias y Pablo Camaiti a la cabeza– mostró en sus primeras emisiones logrados informes sobre la tragedia de Once, los efectos del temporal que azotó en Semana Santa a la capital y el conurbano y las irregularidades en la asignación de viviendas sociales en Pinamar. Segmentos extensos, con un gran trabajo de producción, que le dieron voz a los damnificados y obligaron a los responsables a dar la cara, muy a su pesar.

Porque si algo hay que decir de este “CQC 2012” es que recuperó el poder de incomodar a los políticos. Al punto tal que, durante el informe en Pinamar, Gonzalo Rodríguez y un camarógrafo fueron agredidos por una patota municipal que buscaba impedir que el periodista increpara al intendente Blas Altieri.
Por otro lado, estrenó secciones como “El Desafío”, un segmento estilo reality en el que Rodríguez soportó temperaturas de 50 grados bajo cero en la ciudad más fría de Rusia; el “Sé que sé”, en el que Andrés Kilstein intenta responder dudas como la utilidad de las redes sociales en caso de emergencia o si una persona común puede aguantar un round de boxeo; y “CQCiencia”, en la que Diego Iglesias realiza interesantes experimentos sobre la conducta en sociedad. Y en clave de humor también debutó “Rulo”, un periodista inexperto que incomoda a entrevistados famosos con preguntas desubicadas y que parece más cercano al Figuretti que hacía Freddy Villarreal en “VideoMatch” que a las coberturas de Andy Kusnetzoff en el primer “CQC”. Sin embargo, en esa veta farandulera, el que brilla es “El chino”, el juego que consiste en embocar una pelota de tenis en un balde lleno de agua desde varios pisos de altura y en el que López desafía a un famoso. Dan ganas de volver a verlo. Lo que, tras 16 años en el aire, no es poca cosa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *