Costumbres / 27 de abril de 2012

LEYENDA DEL ROCK

Dylan en la Argentina

Tiene una carrera de medio siglo y sigue vigente. Quién es el reservado y silencioso autor de las más legendarias canciones de protesta.

Por

En 50 años de carrera vendió 35 millones de discos, ganó un Oscar y un Pulitzer. Fortuna estimada: 80 milones de dólares.

Bob Dylan no figura en el ranking de los músicos más ricos del mundo de la revista Forbes. Esto no es porque no haya ganado lo suficiente, sino porque es tan reservado con respecto a su vida personal y posesiones que no ha querido blanquear cuánto tiene bajo el colchón. De todos modos, algunas publicaciones especializadas norteamericanas ubican su fortuna en el orden los 80 millones de dólares. Top ten. Y no es para menos, tras medio siglo de carrera, 34 álbumes, 13 discos en vivo, 14 compilados, 11 Grammys, un Oscar (en el 2001, por su canción “Things Have Changed”, banda de sonido de la película “Fin de semana de locos”), un Golden Globe y hasta un premio Pulitzer (en el 2008, por “su profundo impacto en la música popular y la cultura americana, marcado por su composición lírica de extraordinario valor poético”, justificarían el galardón). Solo en los Estados Unidos lleva vendidos más de 35 millones de discos.

Más que un músico, este trovador que vivió reinventándose –aun a costa del enojo de los más puristas entre sus propios fans– está en la Argentina. Con arribo pautado para el miércoles 25, proveniente de Porto Alegre (donde dio un concierto el martes), eligió alojarse en la privacidad del Hotel Four Seasons, donde el hermetismo con respecto a sus gustos, caprichos, requerimientos y agenda es muy estricto. Se queda hasta el 2 de mayo, día en el que vuela a Santiago de Chile, para tocar esa misma noche. A tal punto busca mantenerse alejado de las luces que no hubo en Brasil –ni habrá en Buenos Aires– conferencias de prensa o entrevistas. Las fotos durante el show están absolutamente prohibidas para los medios.

Más información en la edición impresa de la revista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *