Clásica / 4 de Mayo de 2012

clásica

La fuerza del drama verdiano

“La forza del destino”, de Giuseppe Verdi. Con Dimitra Theodossiou, Mikhail Agafonov, Luca Salsi, Roberto Scandiuzzi, Agnes Zwierko y elenco. Dirección: Renato Palumbo. Teatro Colón.

Por

Estas funciones en el Colón marcaron el regreso de “La forza del destino” al principal teatro lírico del país, tras veintisiete años de ausencia. El tiempo transcurrido es, sin dudas, excesivo, pero tal vez haya valido la pena esperar para apreciar este drama verdiano en una versión musical y visualmente notable.
Uno de los aciertos fue la interpolación de la obertura entre los dos primeros actos, convirtiendo al cuadro inicial en un prólogo y subrayando la significación de esa escena para el posterior desarrollo de la trama. Otro acierto fue la régie de Hugo de Ana, responsable también de la escenografía y del vestuario. Con un marco visual que incluyó referencias pictóricas y religiosas, la puesta logró mantener la tensión tanto en cuadros de carácter intimista como en las escenas grupales, magníficamente resueltas.

En cuanto al elenco, la soprano Dimitra Theodossiou fue una Leonora conmovedora, de voz poderosa y canto expresivo. El barítono Luca Salsi, como Carlos, y el bajo Roberto Scandiuzzi, como el Padre Guardián, mostraron buenas cualidades vocales y conocimiento del estilo verdiano. El tenor Mikhail Agafonov fue un Álvaro impetuoso y heroico, también capaz de alcanzar momentos de extremado lirismo. Menos convincente resultó la mezzo Agnes Zwierko, que exhibió un registro vocal desparejo como Preziosilla. En roles secundarios sobresalieron Luis Gaeta, Fernando Radó y Guadalupe Barrientos.
La orquesta, dirigida por Renato Palumbo, sonó tan suntuosa como expresiva, y el coro tuvo también una actuación estupenda.

 

Comentarios de “La fuerza del drama verdiano”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *