Personajes / 11 de mayo de 2012

Marina Olmi (52)

“La vida no deja de ser un juego”

Artista plástica, cantante y diseñadora de muebles, pintó a Evita con influencia pop y renacentista. Autoexilio y su hermano Boy.

Como quien cree en el amor o la pasión como motores de vida, Marina Olmi cree en el humor. Y es casi imposible imaginársela de mal humor. No solo por su sonrisa fácil o sus carcajadas estruendosas, sino por una cualidad más distintiva: sabe reírse del mundo que la rodea. Y lo hace todo el tiempo. Así lo demuestran sus obras centradas en la clásica figura de Eva Perón, pero en un marco inusual: con gorra de baño, entre querubines, como artista de circo y bajo el secador de la peluquería. “Todo comenzó con una muestra que hice el año pasado en el Museo Evita. La idea era representar a todas las mujeres a partir de Eva. La muestra salió tan bien que decidí agrandarla e incorporar algunas imágenes relacionadas con el Renacimiento, para poner a Evita en un plano celestial, además del cotidiano. Coincidió con una etapa de cambios en mi vida: luego de 10 años de vivir en España volví a la Argentina”, explica.

Noticias: ¿Siempre le gustó la figura de Eva?

Marina Olmi: Eva me gusta como personaje y como persona. Fue muy vanguardista para su época, siempre la quise y respeté mucho. En mi adolescencia estuve ideológicamente muy cerca de ella; en casa fue un personaje siempre muy querido.

Más información en la edición impresa de la revista

 

2 comentarios de ““La vida no deja de ser un juego””

  1. Volvio porque en España no hay laburo para nadie.No podia pagar las cuentas. Le ofrecieron vender billetes para la Once en Plaza Castilla y se ofendio.

  2. Vanguardista? si hablamos de vanguardia hablemos de la Dra. Alicia Moreau de Justo, una verdadera MUJER, no esta abanderada de los humildes vestida en Dior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *