Personajes / 11 de mayo de 2012

Michel Rolland (65)

“Ningún inversor va a hacer negocios aquí”

El wine maker francés habla de sus emprendimientos en el país. Los males argentinos, desafíos de la industria y el mercado chino.

En la Argentina engañar es algo genético, hay que quitar el gen. Si hubiera juegos olímpicos en crear problemas donde no hay, este país podría llevarse la medalla de oro

Nieto e hijo de viñateros, se crió entre vendimias y vinificaciones. Su hipótesis de niño era que el mundo enterito estaba plantado de uvas. Cuando se puso los pantalones largos, eligió hacer del oficio familiar su profesión, estudió enología en la universidad de Burdeos, en Francia, y luego de la desaparición de su padre, en 1979 quedó al frente del negocio. Pero lejos de repetir recetas, el francés Michel Rolland va tras el descubrimiento. En 1986 lo contactó una winemaker americana, Zelma Long, de Simi Winery para pedirle consejo sobre sus uvas y viñedos en Napa Valley. “Corrí allá. Pues veía dibujarse un nuevo futuro y otra expresión de mi actividad”, explica. Efectivamente, terminó inventando una ocupación y transformándose en asesor internacional de vinos, categoría inexistente hasta entonces.

Hoy tiene bajo su expertise a unas 100 bodegas distribuidas en 14 países. Además, sigue haciendo su vino “Château Le Bon Pasteur” en Francia y apostó una inversión millonaria en Argentina con Clos de los Siete (un emprendimiento de 850 hectáreas en Mendoza, para el que reunió a inversores de su país y dentro del cual tiene su propia bodega) además de asesorar a Bodegas del Fin del Mundo y tener participación societaria en Yacochuya, Salta. Tras una visita rápida a la Argentina, saldrá en pocas horas hacia España. Con un perfecto castellano, recurre al humor negro y se ríe de sus ocurrencias, por momentos picantes y provocadoras.

Noticias: ¿Cuál es la fórmula para expandirse sin perder identidad?

Michel Rolland: Muy simple, tenemos la suerte de que el vino no lo hacemos nosotros sino las uvas. Tratamos de guardar una identidad a la uva, quien le da la identidad al vino.

Más información en la edición impresa de la revista

 

2 comentarios de ““Ningún inversor va a hacer negocios aquí””

  1. señor ,michael rolan ..le vendo en animana cafayate – provincia de salta .una finca de 200 hectareas apta para uvas .le dejo mi correo electronico..gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *