Libros / 18 de mayo de 2012

Libros

La pasión que no afloja

“La tejedora de sombras”, de Jorge Volpi. Planeta-Casamérica, 282 págs. $ 99.

Por

“La tejedora de sombras”

Un desplazamiento peculiar ha hecho que la figura del ubicuo Sigmund Freud haya ido perdiendo peso como personaje de ficciones, para ir dando paso a un mayor protagonismo de Carl Gustav Jung. El movimiento va acompañado por una mejor posición de las teorías junguianas para acompañar el avance de desarrollos como la “new age” o la psicomagia de Jodorowski, y hasta por su perfil entre “risqué” y oportunista, más “actual” que la pesada figura responsable, neurótica y burguesa de Freud. Hace poco, el director David Cronenberg los oponía en “Un método peligroso”. Ahora el mexicano Jorge Volpi lo convierte en un personaje central, aunque no protagónico, de la novela con la que obtuvo el premio de narrativa Planeta-Casamérica 2012. La protagonista absoluta es Christiana Morgan. Estudiante de arte, enfermera, “ánima” de varios hombres su figura apasionada dejó un testimonio abundante en diarios propios y ajenos, y en su conversión, dentro del círculo de Jung, en la más o menos anónima “mujer del velo”, proveedora de figuras simbólicas y códigos visuales de peso. También participan de su vida un desdibujado veterano de guerra que es su marido, un ambicioso médico de Boston que es su amante, y su esposa, rica heredera y paciente mujer “neutra” ante el enredo cuadrangularde las dos parejas.
Las primeras cien páginas son las más riesgosas. Las últimas páginas van pautando un deterioro y caída final muy anunciados por los saltos en el tiempo entre 1967 y la extensa relación, convertida en enésimo ejemplo de pasión difícil que perdura, vivida sobre todo por la parte femenina. Volpi se concentra en la relación entre amorosa y puramente erótica, obsesiva, sin caer en la tentación que le ofrecen los momentos históricos importantes. Logra así una novela más equilibrada que las que integraban su “trilogía del siglo XX”, más chirriantes y exteriores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *