Televisión / 24 de mayo de 2012

tv

Se queda a mitad de camino

La pelu. Humorístico. Lunes a viernes a las 12 por Telefe. Con Florencia de la V, y elenco. Autores: J. Maestro, B. Wedeltoft, E. Feldman. Dirección: E. Gorkin. Producción Ejecutiva: F. Levrino.

Por

Con casi una década y media de trayectoria en la pantalla chica, que Florencia de la V encabezara su propio ciclo como conductora era algo que se caía de maduro. Su humor chispeante y su apabullante espontaneidad la convirtieron en una de las figuras más populares del medio. No por nada, Marcelo Tinelli la llama “la chica de los 30 puntos de rating”. Y “La pelu”, el ciclo que encabeza los mediodías por Telefe, es una suerte de bautismo de fuego del que sale airosa pero solo a medias. “La pelu” es una ficción humorística que transcurre en un salón de belleza que tiene como propietaria a Flor (De la V), exitosa profesional, divorciada de un odontólogo y madre de mellizos. Allí, la peluquera recibe a personalidades famosas con las que entabla divertidos diálogos, mientras interactúa con distintos personajes de su staff. Pero a partir de esta premisa, el ciclo puede dividirse en dos áreas bien diferenciadas. Por un lado, hay una que tiene que ver con los reportajes informales a diversas celebridades –la mayoría figuras de Telefe, con especial acento en integrantes de los elencos de “Dulce amor” y “Graduados”– en los que De la V brilla con su sello personal. Aquí, la vedette es una entrevistadora que pregunta con impunidad y picardía, en una suerte de doña Rosa cholula que tiene la audacia y el desparpajo de quien inició su carrera en la noche gay de Buenos Aires. Y también se anima a seducir a los galanes que entran en la peluquería, en un juego al que todos los invitados se prestan con absoluta complicidad.
Por otro lado está lo que compete específicamente a la ficción, con las historias entre Flor y su hermana (Gladys Florimonte), el encargado con el que vive un romántico tira y afloje (Turco Naim), la celosa propietaria del local (Silvina Luna) y un buscavidas que llega al comercio cada día con una nueva oferta (Alejandro Müller). Y en este punto, el programa se vuelve chato, con un humor incomprensiblemente básico y hasta anacrónico, ya que tranquilamente podría haber sido escrito hace unas cuantas décadas por Gerardo o Hugo Sofovich. El único que se salva en este costado humorístico es Jey Mammon con sus noticias cantadas, aunque el excesivo regodeo en los últimos escándalos de la farándula y las reiteradas referencias al trabajo de De la V en televisión y teatro terminan restándole puntos a un momento que podría resultar simpático. Algo que también sucede con la columna de chimentos en la que Laura Ubfal llega con los últimos rumores del mundo del espectáculo.
Así las cosas, “La pelu” se queda a mitad de camino pero sirve para perfilar a su protagonista como promesa en la conducción televisiva. Con un proyecto que dejara de lado la ficción y apoyara la comicidad en el talento de la artista, podría convertirse en otra Susana Giménez.

 

2 comentarios de “Se queda a mitad de camino”

  1. LO MAS LINDO SON LOS MELLI,FLOR,GRITA SE ACELERA DEMACIADO,ELLA ES PARA MAS .
    PERO EL PROGRAMA NO GUSTA,LOMCOMENTAMOS CON AMIGAS Y NOLO VEN

  2. Le doy 4 puntos, es mucho de lo mismo, una Florencia que parecería exajerar con su personaje
    se vá de mambo en muchas cosas, si tengo otra opción cambió de canal..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *