Restaurante / 4 de Junio de 2012

restaurante

Il cuore italiano

“Olivetti” Trattoria di famiglia. Cerviño 3800 esq. República Árabe Siria. 4802-7321/4075. Martes a domingo de 8.30 al cierre. Principales tarjetas. $ 100 (sin vino)/ $ 140 (con vino).

Por

Cuando decimos “Olivetti” suenan las teclas de las máquinas de escribir y otros instrumentos, y ahora también los elementos de la cocina. La saga familiar se inicia en 1939 con la llegada de Mami Silva, creativa bioquímica, médica, políglota, apasionada de la buena mesa y heredera de las famosas máquinas, pero también bisabuela y guía culinaria del empresario Esteban Nofal, quien dio vida a este restaurante, importando al chef italiano Luca Lepri Berlutti, para inyectar la autenticidad a una cocina tan querida por los argentinos, y utilizando solo productos regionales de la granja “La Pebeta”. Claro que la gastronomía italiana cuenta con un firme tono regional, dado que desde el Norte al Sur, y del Este al Oeste, coexisten diversas cocinas y productos.

Los principales platos de la carta comienzan con “ Grande antipasto trattoria Familia Olivetti” (clásico que se presenta con de pasos calientes), y sigue con “Caprenzanela” (ensalada de rúcula orgánica, échalotes, pan aliñado con aceto, albahaca, aceite y mozarella “fior di latte”), “La nostra frittura mista” (zucchini, berenjenas, langostinos y calamaretes), “Radiatori con pesto alla genovese” (pesto clásico con papas, piñones tostados y chauchas crocantes), “Conchiglie con bisque di gamberi e brocoli freschi)” (con salsa de langostinos y brócoli), “Filetto Maestro” (lomo envuelto en “guanchiale”, costra di parmesano y vegetales asados), “Rosso Fuoco” (pan rojo picante, pollo orgánico ahumado, cebolla roja rehogada, gorgonzola, pesto de tomate y mayonesa con páprica), etc. Interesante una colección de cinco cervezas (Corona, Heineken, Moretti, Imperial, Negra Modelo) y cinco modalidades de preparar cafés (Illy & Picole Dolci, Illy, Americano, Doble, Capuccino Italiano).

Una característica que practica “Olivetti” es que las pastas secas son elaboradas por la casa, lo cual enhebra una tradición que plantaron hace mucho tiempo los inmigrantes italianos, y que estableció la tradición “fatta in casa”, tradición que luego decayó un tanto pero se sostiene en diversos estilos, puesto que con los años ha surgido una considerable cantidad de aparatos y equipamiento vinculados al tema. Sin embargo las manos siguen siendo una tentación no solo atractiva sino también cálida y amable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *