Música / 4 de junio de 2012

música

Maravillas misioneras

Niños y jóvenes se reunieron para participar del “III Festival Iguazú en Concierto” en simultaneidad con el estreno de las Cataratas como una de las siete maravillas naturales del mundo.

Por

Hay dos maneras de analizar un festival muy particular que acaba de cumplir sus muy saludables primeras tres ediciones. Una, desde el punto de vista artístico, lo que brindaría un resultado parcial. La otra, que consideramos más acertada, es pensarlo desde la significación social, cultural, educativa y hasta política y económica de un encuentro internacional que sobresale por su originalidad.

El asunto es así. Desde hace tres años, con el fuerte apoyo de la provincia de Misiones, del Consejo Federal de Inversiones y de unos cuantos sponsors privados, la directora artística y factótum de todo esto, la fagotista Andrea Merenzon, pudo dar forma a “Iguazú en concierto”. De lo que se trata es de reunir a cientos de niños y jóvenes llegados desde muy diferentes lugares del mundo –este año fueron 13 los países, incluyendo a las varias representaciones del nuestro– se reúnan durante una semana para compartir ensayos y clases, y para dar una serie de recitales en distintos lugares de la ciudad de Puerto Iguazú –hoteles y el bellísimo anfiteatro Ramón Ayala– y concluir con un concierto sinfónico-coral multitudinario en la explanada del hotel Sheraton, en el corazón del Parque Nacional y con las “maravillosas” cataratas como fondo.

Es justo mencionar que en esta edición 2012, pasaron por Misiones las orquestas Grillitos Sinfónicos de Posadas, SOIJAR también de Argentina, Koposoka de Angola, Pentagrama Chiquitano de Bolivia, del Instituto Grupo Pão de Açúcar de Brasil, Shangai Opera School de China, Brass Band de Ecuador, Petites Mains Symphoniques de Francia, Regional del Norte de Paraguay, S.W.I.M. Jazz Quartet de Rusia y Exocubs Steel de Trinidad y Tobago. Por el lado de los coros, estuvieron el Infantil Santa Cecilia de Puerto Iguazú, el Municipal de Jóvenes de Posadas, el de Niños Cantores de Mendoza, el Juvenil Femenino Domingo Zípoli de Córdoba, el Canto Libre de Santa Fe, el Bernardo de Irigoyen de Misiones y el Texas Boys de los Estados Unidos. Finalmente, los solistas fueron Guido Aberastain (tenor, 13 años), Guido Gavazza (bandoneón, 14), Katia Blejer (violín, 14) y Manuel Martínez (piano, 16), por Argentina; Leonardo Jaffé (violín, 14), Marcus Vinicius (contrabajo, 12), Pedro Cardim (violín, 18) y Adriane Cabral (violín, 12), por Brasil; los asombrosos hermanitos australianos Joshua (piano, 9) y Oscar Hab (violín, 11); y la virtuosa oboísta coreana Yeon-Su Nam, de 13 años.

Gustavo Santaolalla fue el padrino y uno de los directores y solistas del concierto de cierre, este año dedicado a la música de películas. Pero en todo caso, su presencia, como la de otras figuras invitadas especialmente –Hilda Lizarazu, Boy Olmi, Soledad Silveyra, Magdalena Ruiz Guiñazú– para colaborar con la difusión, son solo elementos secundarios frente a una idea que merece todo el apoyo y a una realización, complicadísima en la logística, que muestra todo el amor, el entusiasmo y el profesionalismo puesto a su servicio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *