Música / 15 de Junio de 2012

música

Doctor en música

El actor británico Hugh Laurie abandonó al Dr. House y llegó como músico para tocar en el Luna Park.

Por

Ser un actor destacado, de sólida formación, no suele habilitar para hacerse músico popular. Convertirse en una figura masiva a través del cine de Hollywood y, muy especialmente, de una serie de televisión exitosa, parece que sí. Tal sería el caso del inglés Hugh Laurie, el inefable “Dr. House”. Lo que siguió es de manual: viendo que el personaje tocaba piano y guitarra, un productor se acercó para proponerle disco y gira. Laurie prefirió para su debut tomar muy viejos temas de blues y de jazz de New Orleans; y así nació su “Let Them Talk” que, en la edición especial, incluye CD y DVD. Es de suponer también que los miles de personas que llenaron el Luna Park para presenciar en vivo al flamante cantante y músico  lo hicieron con la inocultada intención de ver de cerca de su actor favorito, o más aún a su personaje. Tanto que el propio Laurie, viendo la locura de máquinas de fotos y de gritos de aprobación, bromeó en el arranque diciendo “mírenme a mí pero escúchenlos a ellos”, señalando a sus músicos.
El “acting” del inglés se limitó a un cuadro inicial con su doblajista Salvador Delgado en off, a un reparto de whisky en pequeños vasitos entre sus compañeros, o al lucimiento de la camiseta argentina con su nombre a la hora de los bises, para cerrar con la paródica versión de “El Choclo” tal como la concibiera Louis Armstrong mucho tiempo atrás, rebautizada como “Kiss of Fire”.

Por lo demás, el inglés se ubicó en el papel de músico. Pasó sin sorpresas ni originalidad pero con dignidad por un repertorio de viejos títulos del jazz, del blues, del gospel, del rythm & blues, incluidos o no en su, hasta ahora, único disco. En la misma línea de corrección sin sobresaltos ni mayores lucimientos se mantuvieron sus cinco compañeros. Mientras Laurie pasaba de la guitarra al piano de cola –este último en la mayoría de los casos–, el respaldo instrumental quedaba para un quinteto de vientos, teclados, batería, contrabajo y guitarras. En ese contexto, esa profesional medianía que a nadie pareció importarle, se rompió con el maravilloso dúo instrumental de piano y saxo soprano que Dr. House hizo con su compañero Vincent Henry para “Summertime” de Gershwin.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *