Personajes / 15 de Junio de 2012

Juliana López May (37)

“En mi casa no cocino ni una hora”

Una chef que combina cocina natural y vida rural. Adriá y su maestro Mallmann. Maternidad a medida y lo que aprendió viajando.

Si comés productos más sanos, como pollos de granja, y te comprás un cajón de verduras y frutas, podés alimentarte mejor. Hay que hacer un cambio de mentalidad

Es menuda, con voz agradable y una actitud prudente para responder con sencillez. Llegar hasta Tigre donde tiene su cocina-estudio no ha sido simple: una gran tormenta puso el cielo plomizo y por el Boulevard Sáenz Peña el agua corría con fuerza. Juliana esperaba con sus botas de lluvia y tomando mate, en su ambiente cálido, con un patio lateral y plantíos con huertas bajo las ventanas.

López May ha recorrido un camino: tuvo un restaurante en San Isidro, da clases de cocina, hizo varios programas en el canal El gourmet.com y tuvo una tienda de productos orgánicos y saludables. “Me casé con Ramiro y nacieron Benjamín (4) y Segundo (2). Ahora quiero dedicarle a mi familia gran parte de mi tiempo. Cuando eran bebés trabajaba desde casa; hoy inauguré este lugar, junto a mis amigos, a 10 minutos de auto –vivimos en Santa Bárbara– por si me necesitan”. Es una propiedad chorizo que tiene al frente una boutique de ropa –La Tienda–, atrás y con entrada independiente está el taller gastronómico de Juliana y en el fondo funciona un estudio de diseño gráfico de su amiga y vecina Vero Pasman.

Noticias: ¿Qué maestro la marcó especialmente?

Juliana López May: Hubo uno solo, Francis Mallmann. Creo que en todas las profesiones, cuando te estás formando como discípulo, te abrís para absorber todo, lo bueno y lo malo. Tener un maestro referente fue importantísimo. Trabajé años junto a Francis y me enseñó muchas cosas que están más allá de la cocina… “Cocinar es lo más fácil –siempre me decía–, poder manejarte en lo administrativo, con idiomas, en la cultura gastronómica, es imprescindible”. Haber estado con Francis fue como hacer una gran maestría.

Más información en la edición impresa de la revista

 

Comentarios de ““En mi casa no cocino ni una hora””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *