Costumbres / 15 de junio de 2012

Hijos de famosos

Expertos en derrapar

Sus padres son influyentes y poderosos. Ellos se profesionalizan en escándalos. Radiografía “psi” de los vástagos descarriados.

Por

Tomás Costantini (30) amaneció un día con el deseo de convertirse en fotógrafo. Se asesoró con expertos sobre los mejores equipos y montó un estudio fotográfico en su casa, con la última tecnología y calidad cinematográfica. Nunca antes había sacado una foto ni creyó necesario tomar un curso. Bajo la tiranía del “lo quiero ya” y “lo quiero todo”, simplemente actuó. Algo que parece una constante en algunos hijos de famosos o poderosos. Como si no pudieran reconocer límites y ostentaran orgullosos cuán a fondo pueden ir por la vida.

Una pinturita. El hijo mediático de Eduardo Costantini está de novio hace seis meses con Jimena Campisi (ex secretaria de Gerardo Sofovich). La chica, embarazada de cuatro meses, terminó vomitando en twitter que no veía a su pareja desde hacía tres días y que, encima, él había ido a comer con su ex Karina Jelinek y marido. “Lamento no poder contar todo lo que sos por respeto al bebé. Todo lo que demostraste ser, no lo sos”, le escupió públicamente. Después, ambos aparecieron en un móvil de televisión abrazados y revelando que hacen terapia para salvar la pareja: “La amo, quiero que sea la compañera de mi vida. Cometí un error y estoy tratando de cambiarlo. Estoy mutando a la idea de ser un buen padre. Compartir más tiempo con ella, quedarme más tiempo en casa, salir con ella”, se autodeterminó en cámara. Hace cinco años, le preguntaron si como hijo de un empresario exitoso, le temía al fracaso y aseguró que no: “Si me va mal hago otra cosa, miro para adelante. A mi papá lo admiro como padre, como persona y como empresario. Pero yo quiero armar mi propio camino. Confío tanto en mí que sé que voy a lograr lo que me proponga”.

Más información en la edición impresa de la revista

 

2 comentarios de “Expertos en derrapar”

  1. que hueco que son todos ;menos mal que hay todavia que luchan y se esfuerzan por sus propios medios y capacidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *