Arte / 22 de junio de 2012

arte

La pintura siempre está

“Hlito” en Jorge Mara-La Ruche. “Costa-Sobrino-Mussotto” en FNA.

Por

Poesía y calidez de la mano de autores de varias generaciones, que persistieron en el lenguaje pictórico o volvieron a la pintura como materia esencial de sus representaciones artísticas. Aún cuando las bienales y críticos internacionales impulsan la creación de grandes instalaciones e inmensas piezas escultóricas, la pintura siempre está.
Así, tras varias muestras donde Leopoldo Estol se lució con instalaciones, ahora exhibe “Dúplex” junto a Esteban Álvarez, donde entrecruzan en galería Ruth Benzacar intereses y características propias en una serie de pinturas. Por su parte Maggie de Koenigsberg, contradiciendo las apariencias de sus pinturas de colores vibrantes, sostiene que “Esto no es un paisaje”, y en el mismo Centro Cultural Recoleta, Fernando Cánovas presenta “Polaridades”, contrapunto de grandes abstracciones en colores y un conjunto de ramas pintadas en blanco. Asimismo, Bruno Grisanti pinta todos los días en Traslasierra, Córdoba, captando el cambiante entorno donde vive y trabaja; el resultado a la vista en “Yarará Arcoiris” (Rivarola Arte Contemporáneo).

A casi 20 años de su muerte, “Hlito” es la oportuna exhibición de las enigmáticas y penetrantes pinturas, de suave materia y seductoras líneas, formas y colores, de Alfredo Hlito (Buenos Aires, 1923-1993). Notable pintor y teórico, Hlito fue cofundador de la Asociación Arte Concreto Invención en 1946 y, hacia 1951, colaborador de Tomás Maldonado en la fundación de la revista “Nueva Visión”. A modo de homenaje, galería Jorge Mara-La Ruche presenta una bella síntesis del alejamiento del artista de las geometrías iniciales, del arte concreto, y los inexorables cambios que se sucedieron en su obra en más de 50 años de trayectoria. La exhibición incluye trabajos con una abstracción más lúdica y sensual creada a mediados de los `50, su producción en México entre los años 1964 y 1973 y las obras de las próximas décadas de su serie de las “efigies” y las realizadas antes de su muerte. Jorge Mara y Rabobank editaron un bello libro, profusamente ilustrado, con ensayo de María Amalia García  y textos del artista, con reflexiones sobre su obra y el arte en general; en Paraná 1133.

En “Eduardo Costa, Andrés Sobrino y Victoria Mussotto. Pintura ad hoc”, desplegada en el Fondo Nacional de las Artes (Alsina  673), se reunieron a tres artistas para “pensar la práctica pictórica contemporánea” y señalar aspectos comunes pese a los distintos caminos formales. Diferentes generaciones, soportes e imaginería se unen en estos artistas con igualmente disímiles peripecias existenciales. Es curioso, pero el artista de mayor trayectoria y edad aparece como el más provocador. Costa, que regresó a a Buenos Aires tras décadas en París, utiliza pintura sobre pintura para conformar diversos objetos abstractos, como “Cubo blanco”, y piezas figurativas, como “Zapallo verde con botella”; son pinturas con volumen creadas a partir de la superposición de gruesas capas sobre capas de pigmentos mezclados con otras sustancias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *