5 comentarios de “Cristina es “La extraña dama””

  1. Leyendo un comentario de Fernández acerca de promover que los menores de edad voten pensaba,Estimado Fernández, que lástima que uses la inteligencia para el mal en vez de pensar en el bien común verdad, porque tu propuesta apuesta a eso, Vos sabes que los pibes de menos edad se dejan encandilar fácilmente por el canto falso de las sirenas que Uds permanentemente difunden a través de un supuesto “Proyecto” que en verdad no es ni mas ni menos que un enriquecimiento exponencia de todos Uds, trasladando la plata a Suizal y se apropien o intenten hacerlo de los medios de producción, -mas aquí está la trampa- para continuar con la expoliación a los trabajadores, nopara hacer el bien comú; y por que digo esto porque se ve claramente en los Hoteles que Uds han adquirido, en las estancias, etc, siguen con el maltrato a los trabajadores que discursivamente pretenden combatir.-Así que estimado no todoso somos “Zonzos Criollos”.-
    Cordial Saludo
    PD: Se vive una sola vez, y uno está en disposición de hacer el bien o hacer el mal como hacen Uds…Que lástima¡¡¡¡¡¡

  2. LA NOVELA DEL MÍNIMO NO IMPONIBLE (perfil.com)

    Narra, con cierto tono de culebrón, el conflicto tributario más prolongado que ha tenido que enfrentar un gobierno en la Argentina. Y, por lejos, el que más personas afectó.

    Nuestra historia comienza, en el verano de 2006, con el asesinato del suboficial Sayago, policía santacruceño, en el marco de las violentas protestas de los trabajadores petroleros por las retenciones del impuesto a las ganancias.

    Y termina en el verano del 2012, con dos cartas. Una la remite el protagonista masculino de este culebrón, el Secretario General de la CGT, Hugo Moyano, quien, en amargo texto, expone sus cuitas a la presidente de la nación (nuestra protagonista femenina), en lo referente a diversas cuestiones de su interés y, en particular, el mínimo no imponible en el impuesto a las ganancias. La otra carta es de un intelectual totalmente alejado de las ciencias económicas y por supuesto de la teoría y técnica impositiva. El reconocido escritor y ensayista Mempo Giardinelli, quien, desde el más puro sentido común, se dirige a la primera mandataria preocupado por temas de actualidad, pero comenzando, precisamente, con esta oración: “Es un principio de elemental justicia, o debería serlo, que los trabajadores asalariados no deben tributar el impuesto a las ganancias”.

    Entre ambos acontecimientos, tienen lugar los hechos que se relatan en La Novela del Mínimo No Imponible: La reiterada contienda de empleados y autónomos para evitar o reducir el efecto del impuesto a las ganancias sobre sus bolsillos, frente a la decisión del fisco de aprovechar el retraso en el monto del piso del impuesto, para mejorar la recaudación de un gravamen que, legalmente los incluye, pero que fue creado para afectar, principalmente, las rentas financieras, empresarias y de la propiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *