Sociedad / 29 de junio de 2012

ADELANTO EDICIÓN IMPRESA

La explosión de las marcas truchas

Un delito que se agravó en el país en los últimos años. De carteras de lujo y relojes, a ropa y cigarrillos. Ganancias del 2.000 %.

Por

La Salada. No todo lo que se vende es mercadería falsificada, aunque en los puestos hay un buen porcentaje de productos truchos.

Hasta hace 20 años, solo se falsificaban carteras de lujo o relojes. Hoy, ningún rubro parece haber quedado exento de la falsificación marcaria: desde juguetes, cigarrillos y alimentos hasta Play Station y vehículos. Y la Argentina tampoco le escapó a esta problemática. A nivel mundial, involucra un negocio millonario que lo ubica, según Interpol, entre los delitos más redituables, con ganancias que pueden alcanzar el 2.000%.

Solo en el 2011, la Aduana argentina secuestró casi 2 millones de productos falsificados –principalmente juguetes, gafas, indumentarias y calzados– por un valor que superó los 181 millones de dólares, de los cuales se evadieron al fisco unos 27 millones de dólares. Las marcas falsificadas ya no son solo las internacionales –como Ray Ban, Disney, Adidas, Nike, Lacoste o Louis Vuitton–, sino que cada vez se suman más las nacionales.

Lea la nota completa en la edición impresa de la revista Noticias.