Costumbres / 29 de junio de 2012

ADELANTO EDICIÓN IMPRESA

Astor Piazzolla: Un artista del Siglo Veinte

El 4 de julio se cumplirán 20 años de la desaparición física. Su obra siempre vigente.

Por

Probó diferentes instrumentaciones: el octeto acústico y electrónico, el noneto, las orquestas típica y sinfónica y el sexteto.

Siempre es difícil analizar el pasado cercano desde una supuesta mirada futura. Pero puestos a analizar el porvenir, podríamos atrevernos a decir que el siglo XX fue, en materia musical –como en tantas otras ramas del arte– uno de los más prolíficos e interesantes de la historia moderna. Y esos valores no están dados solo por la cantidad de obras y novedades que se han producido en todos los órdenes, sino por su significación, por su atrevimiento, por su osadía, por su actitud hacia el cambio, por su masificación, por su fuerte relación con la simultánea revolución tecnológica.

Al siglo XX le debemos la música grabada y a su edición masiva, la radio, la televisión, la informática aplicada al arte, las comunicaciones veloces, la interacción entre humanos de los sitios más alejados. Y hablando más específicamente de contenidos, a lo largo de esos maravillosos 100 años convivieron y explotaron géneros tan trascendentes como el jazz, el tango, el bolero, el rock, el pop, el flamenco; pero también las búsquedas hacia la atonalidad y la politonalidad, la difusión y profesionalización de los folklores regionales y una larga lista de nuevos instrumentos y/o el desarrollo superlativo de otros venidos desde el siglo anterior.

El tango sigue discutiendo su fecha de nacimiento, aunque la mayoría de los estudiosos coinciden en que la gestación de esa música, esa danza y esa poética que se convertirían en un conglomerado conocido en todo el mundo, empezó a manifestarse como tal sobre las últimas décadas del siglo XIX. De lo que no hay ninguna duda es de que su fortalecimiento, su ingreso a la industria de la cultura, su expansión internacional, sus momentos de mayor popularidad, pueden leerse como períodos insertos en el siglo pasado y que lo que sobrevive en el presente siguen siendo –por ahora– coletazos de alguna de las escuelas asociadas a apellidos muy ilustres del pasado. Y precisamente, como una música ligada al desarrollo internacional del sistema capitalista, el tango es –como tantos otros géneros contemporáneos– un producto indudablemente urbano del trabajo de seres humanos concretos, de personas de carne y hueso, de músicos geniales, de poetas inspirados, de cantores e instrumentistas talentosos, de bailarines que se atrevieron al principio con una danza que generaba controversias y que terminó siendo amada por millones.

Lea la nota completa en la edición impresa de la revista Noticias.

 

2 comentarios de “Astor Piazzolla: Un artista del Siglo Veinte”

  1. Recuerdo estar en esa fecha en la ciudad de Florencia, caminaba por la mañana rumbo a mi trabajo temporal unos días después, cuando voy mirando los puestos de diarios viendo en todos la foto de Piazzolla, me detengo en uno y le pregunto a la persona que atiende por la revista y el CD, el cual me respondió con expresión dolida, ” cómo no sabe que el maestro falleció”. El Homenaje a Piazzolla allí fue inmediato, todo el mundo me hablaba de él. Cuando regresé a Argentina, nada. Un tiempo después asistí en el Jardín Botánico a la primera reunión de sus músicos tocando en público sin él, pude decirle…Adios!

  2. Hace tal ves mas de 40 años sin conocerlo y haberlo escuchado muy poco asiste a un Concierto ,recuerdo en la Guitarra a Cacho Tirao cantaba Amelita Baltar no soy tanguero ni mucho menos, primera fila frente Mostruo que le daba lo mismo para sacar su musica un bandoneon abierto totalmente o cerrado con un anillo con un brillante que me encandilaba y supongo es aimagen me embrujo para lo que me queda de Vida ,siento mucha verguenza y soy Marplatense no habia mas de 300 personas e ese Teatro Auditorium en esta casi misma fecha de Invierno …toco muchas pero Verano Porteño me agobio con su calor que trasmitia y un Adios Nonino de ANTOLOGIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *