Showbiz / 6 de Julio de 2012

Adelanto edición impresa

Cambio de paradigma: De telefónicas a productoras

Alejándose del tradicional esponsoreo, nueva tendencia y más beneficios para los clientes.

Por

TODAS LAS MARCAS. Babasónicos, protagonista de la Fiesta de la P de Personal en Mar del Plata.

Auspicia este concierto… Inserte aquí el nombre de su proveedor de telefonía favorito. O quizás no, ya no. En la era de la portabilidad numérica, de la competencia feroz entre fabricantes de smartphones, de equipos que quedan varados en la aduana, de nomofobia (el miedo a perder el telefonito) y de un mercado siempre creciente –hay en el país 52 millones de líneas de telefonía celular, más teléfonos que habitantes– la relación de la telefonía con la música está mutando.

En un mercado así de complejo, la búsqueda de la competitividad y el valor agregado desconoce fronteras. Y el vínculo entre telefonía y artes ya no pasa solo por la distribución de contenidos, por la venta legal de música digital a través de los celulares, sino también por el rol que ocupan dentro de la industria del espectáculo.

La tendencia se inició hace unos ocho años, cuando las compañías empezaron a abandonar de a poco –aunque no del todo– la costumbre de esponsorear espectáculos, para convertirse directamente en sus productores. “Hay una relación muy fuerte entre la tecnología, el sector de donde venimos, y la música –explica Ezequiel López Alcalá, gerente de Innovación y Servicios de Valor Agregado de Personal–. Por eso, buscamos, a través de la música, darles valor a nuestros clientes, haciendo algo integral, dando beneficios para la compra de entradas u organizando meet & greets con artistas. Ya no se trata de branding puro, de poner un cartel y nada más, sino de trabajar la relación con los clientes a través del auspicio”.

Así, las empresas de telecomunicaciones han ido creando sus propios espacios: Personal Fest, Movistar Free Music, Arnet Música (del proveedor de Internet de Telecom) o los espectáculos producidos por Time For Fun con el auspicio de Claro. A tal punto le ha resultado eficiente a las empresas producir sus propios shows que, por ejemplo, Movistar, abandonó completamente el patrocinio tradicional y solo se dedica a organizar sus conciertos, algo que “de hecho, requiere de un presupuesto un 60% menor que el auspicio de grandes bandas”, confiesa Raquel Haymes, gerente de Publicidad y Patrocinios de Movistar.

Más información en la edición impresa de la revista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *