Blogs / 15 de Julio de 2012

El día que murió Scioli

Muerto Scioli ¿Sería Cristina la culpable? ¿y si fuera al revés y la fallecida fuera ella? Confrontar o no confrontar: esa es la cuestión.

¡Qué pasaría si muriera Scioli?

Supongan que mañana despiertan con la noticia: “Falleció Daniel Scioli”. Más aún, agréguenle el siguiente condimento: Paro cardiaco o ACV brutal y masivo; es decir, cualquier cosa menos un accidente fortuito. Sin duda, muchos apuntarían su dedo hacia la presidenta, “culpándola” por la enorme presión que le viene metiendo al Gobernador desde que se animó a blanquear sus intenciones de cara al 2015. Lejos de pasarla bien, Cristina Kirchner sentiría las miradas acusadoras en carne propia.

Ahora plantéense la hipótesis contraria: Se levantan un día para descubrir que la fallecida es Cristina. Obvio que varios lo intentarían, pero culpar a Daniel Scioli sería ridículo e injusto. De hecho, el hombre no hizo más que tirarle flores e intentar establecer vínculos con ella.

La pregunta obligada es: En la ficción propuesta, ¿quién ganaría más desde el punto de vista político? Porque ya se vio en el caso de Néstor, algunos ganan y otros pierden (Cristina fue una auténtica ganadora).

La respuesta encierra una paradoja: Mientras la muerte de Scioli no afectaría en nada la carrera política de Cristina, el deceso de la presidenta pulverizaría la de él. Y eso que, como dijimos, nadie podría culparlo ni señalarlo con el dedo. ¿Por qué?

Varios analistas ya salieron a decir que el Gobernador se equivocó al adelantar sus aspiraciones presidenciales. Interpretan mal la coyuntura. El gran error de Scioli pasó (y sigue pasando) por salir al ruedo sin un mensaje que contenga esa postulación que se animó a esbozar. Pocos gobiernos más personalistas que el de Cristina Kirchner. Sin embargo, ella se las arregla para posicionarse como la representante de un proyecto que la excede. ¿Cuál es el planteo de Daniel Scioli? Si era sucederla en la “misión” de llevar adelante el modelo, ya quedó claro que la misionera número uno le bajó el pulgar. ¿Y entonces?

Aunque parezca mentira, Daniel Scioli se equivoca en algo que parece imposible: Ser más personalista que Cristina. Si él muere, ella será la mala de la película pero seguirá simbolizando ese proyecto que no pierde oportunidad de vender. Si es ella la que pone pies en polvorosa, él mantendrá su imagen de hombre bueno que juega al fútbol y canta canciones de Montaner, pero al mismo tiempo quedará “colgado de una Palmera”, sin posibilidades de sucederla (ella le negó ese lugar en vida), y carente de un proyecto concreto que sirva a manera de base de sustentación.

La estrategia sciolista de no pegar es buena. Su incapacidad de decir en qué se diferencia  del proyecto kirchnerista, suicida. Una cosa es pelearse y otra muy distinta confrontar. Si sigue confundiendo ambos conceptos, la carrera política del Gobernador quedará en un punto muerto.

Algo más: Cristina Kirchner no tiene nada que perder. Incluso si no consigue la reelección todavía tiene herramientas para seguir manteniendo vivo el “modelo” en varios candidatos. Daniel Scioli puede perder todo. Ambos están en condiciones desiguales. Y a la hora de pelear fuerte, las ventajas se inclinan hacia el costado presidencial; pocas cosas tan difíciles como enfrentarse a alguien que puede (o debe) apostar todo.

Los asesores de Scioli le susurran al oído que, cuanto más lo victimicen, mejor le irá. Se trata de una verdad a medias: Si sigue enfocando los reflectores sólo sobre su persona, sin indicar qué propuesta encarna, le tendremos lástima pero lo dejaremos morir; después de todo (y él debería saberlo bien), a esta altura las personas quieren ver cómo es la lancha a la que piensa subirnos, y no su lucha por salir del agua que, por más conmovedora que parezca, es absolutamente personal.

 

24 comentarios de “El día que murió Scioli”

  1. Y muy bueno tu comentario paco… lo voy a imprimir.
    Pero te aviso que los cuadros K son Boudou, Kunkel, Depetri, Pérsico, D’elia, Conti, DeVido, Aníbal, Halac… en fin… Juntá 40 y sólo te va a faltar Alí Babá.
    A los tipos mas o menos capaces y honestos los rajaron: Alberto F, Mazza y Lavagna, no te creas que hay demasiados de estos.

  2. lo siento omar, no es que vaya a escribir siempre asi, ni a gancho.
    quiero saber cuales palabras están permitidas y cuales no.

  3. La vaca de noticias escribe poquito.Ana como vaca resucitada escribe lo preciso y no con mayúscula.Paco escribe mucho.

  4. Ya llegué manimal, igual como nieto estás desheredado.
    Scioli… ¿quién es?… ¿quien es dentro del peronismo… me refiero?, ¿de cual mano llegó al peronismo?.
    Scioli tiene una especie de pecado venial, al igual que Reutemann y el fenómeno de Felipe Solá -el único peronista que no sería insultado en la rural- y algún otro.
    El período menemista se encargó de liquidar la vieja guardia política y sindical ya que la rama femenina nunca existió.
    Solo parecieron estos tipos y sobrevivieron los algunos caciques provinciales como los Saa o los De La Sota.
    La anemia dirigencial no es poca, para semejante partido.
    Pero los K tienen una gran habilidad en hacer cuadros dirigenciales de la nada, saben extraer de las terceras y cuartas líneas de los patidos políticos, han experimentado con los de la Campora y lo seguiran haciendo.
    No será de asombrarse pero Scioli desaparecerá… tarde o temprano con mas o menos ruido.
    Respecto de un accidente cardio vascular… hum… no lo creo es un hombre que sobrevive a todo salió del agua sin brazo, entonces…puede salir de cualquier cosa.
    Su final será como la de todo político el destierro, el tema será ver cual embajada le toca, deberá seguir haciendo buena letra… capaz que le toca Expaña, una embajada fría para entibiar pero pasaran años para ello.

    Che manimal, ¿como va el potrillito?, deberá estar enorme, no contaste nada al respecto, ¿dejó el biberon?.

  5. Ché…en la revista Noticias todavía no aparece ningún link para la “columna” de Omar Bello…
    parece que Fontevecchia no le tiene mucha confianza a esta “columna” pedorra…. anda con miedo de que se le derrumbe el “edificio”.

  6. Perdon pero de que “Proyecto ” hablan, porque hasta ahora lo único que se ve es el “Proyecto aspiradora”, donde lo que recaudan y misteriosa y automaticamente se deriva a varias Cuentas en Suiza????
    Cordial Saludo

  7. Qué le vamos a hacer, manimal,…. es que son muy nabos… más nabos que hansel y gretel….mirá que les dejamos hasta el link con las miguitas…. y nada…. siguen esperando hasta que omar los pase a buscar en taxi…
    De cualquier manera no se pierden nada… esto es un bodrio…

  8. La verdad que si se mueren los dos y se llevan a Moyano, Kunkel, Boudou, los gordos, La Campora, Mariotto, Macri, Tellerman… no estaría nada mal. Barajar y dar de nuevo.
    Muchachos, ya sé que esto no va a pasar: Zeus no existe, así que no va a cumplir con mi pedido de partirlos a rayos. Pero por las dudas: No se olviden de llevarse a Carrió también.

  9. La vaca muje ,cualquier día Cristina decide como tenerla como sucesora.
    Petrolera y todo sería buena candidata.

  10. El día “Que se mueran Todos”, ése día sí que habría una Fiesta Nacional.
    Qué quimera !
    Dios quisiera !
    Hasta entonces… sólo hay una víctima…. el votante….

    1. Qué solos estamos, dolphin. Creo que si algún nieto no le pone un acceso directo a Mauri, no va a encontrar el camino hasta aquí.
      Ojalá paco,Tarragó no se pierda. Es uno de esos personajes a los que uno no se cansa de gastar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *