Sociedad / 17 de Julio de 2012

Hambruna de belleza

¿Existe una relación entre la violencia creciente y la falta de belleza?

“Muy querida Maclovia, estoy en la escuela para merecerte. Cuando voy a pescar no hago más que acordarme de ti. Teniéndote cerca no puedo verte. El otro día, vi tu sombra. Pasó tan junto a mí que la sentí crecer y metérseme en el corazón. Entonces supe por qué Dios le dio sombra a nuestros cuerpos. Pa´ poder mirar la tuya cuando pasa, Maclovia. Te veo siempre, siempre a toda hora y en todas partes; con los ojos de acá dentro. Te veo y oigo en el canto de los pajaritos, en el viento cuando sopla en la Laguna, en el sol, en las estrellas; en todo aquello en que nadie me puede impedir que te vea. Y te oiga. Yo sé que tú estás muy alto, y que yo no te merezco. Pero qué culpa tiene el pobre árbol reseco de enamorarse de la luna. Verdad que duele mucho quererse tanto, Maclovia… Como si tanto amor no cupiera en uno. Por eso duele. Estoy muy triste. Pienso en ti”.

La historia de la película mexicana “Maclovia” (ver fragmento arriba) es simple: Una india muy bella (Maclovia) a la que su padre no deja casar con José María, el indio más pobre del lugar, por considerarlo “poco” para ella, hasta le prohíbe mirarla a los ojos. De ahí que la carta hable de “su sombra”, que es lo único que puede intuir cuando se la cruza en la calle. Les recomiendo respirar hondo, vencer las barreras del tiempo, y dejarse llevar por una escena única en la que confluyen el talento del director (Emilio Fernández), la belleza y expresividad de la actriz (María Félix), y algo que el cine actual parece haber olvidado: La luz; en este caso particular un trabajo de iluminación magistral a cargo del genial Gabriel Figueroa.

Si el film sorprende, más impacta conocer su contexto. Primero, Emilio Fernández no era un hombre sofisticado sino un machazo mexicano, de esos que te cruzan a cuchillo sin que les tiemble el pulso. Segundo, el público que acudía en masa a ver estas cintas (1948), en su gran mayoría era analfabeto, igual que los personajes interpretados por los actores (el profesor que aparece ayuda a escribir la carta y luego debe leérsela a ella). Con mucho menos formación que nosotros, la gente se sentaba en las butacas de las salas cinematográficas y apreciaba el valor de ese texto maravilloso, entronizado en un circuito estético saturado de belleza.

La pregunta que deberíamos hacernos es: ¿Por qué esa generación que apenas leía y escribía, producía y consumía estos productos? Compararnos avergüenza. Casi nada de lo que generamos hoy alcanza semejante nivel. Y eso que los recursos técnicos y artísticos se multiplicaron. Igual que los comerciales de jabón en polvo: “¡Está comprobado!”. Embrutecerse es una decisión colectiva.

Sin duda, tiene que existir una relación entre la violencia social, que no sólo se expresa en los robos (hay mucho maltrato de todo tipo), y esta manía de arrastrar el alma hacia sus peores zonas. Porque si uno mira el programa de Tinelli, termina conectado con lo peor de sí mismo.“Maclovia” te lleva a otro lado. Quizá nunca sepas o entiendas dónde; hacia abajo seguro que no.

Antes la belleza estaba en todas partes. Desde la fachada de los edificios hasta la ropa que usábamos para salir los domingos; pobres y ricos sabían qué significaba “elevarse”. De alguna manera, entendíamos que haber dejado los árboles en los que se entretenían nuestros antepasados los monos, suponía cierto nivel de compromiso con el territorio conquistado; hoy nos sentimos libres de semejante obligación, y en cualquier momento terminamos colgados de las lianas.

Se habla mucho de crisis de afecto, de valores, de disolución de la familia. Pero la belleza era algo que estaba a nuestro alcance, que podíamos abrazar en el peor de los momentos y en soledad. Uno tiene la opción de sentarse frente a la computadora y ver videos graciosos de adolescentes que se hacen los pavos, o mirar esta escena de Maclovia y abonar el camino hacia la evolución.

 

20 comentarios de “Hambruna de belleza”

  1. Sileoni (aunque nadie lo sepa, es ministro de educación), calificó a la toma de colegios como un “triunfo de la democracia”.
    .
    El relato es siempre el mismo: si el disturbio es contrario al gobierno, se trata de unos pocos destituyentes. Si el disturbio lo provoca gente del propio gobierno, es muy democrático.
    .
    Doble discurso, ninguna moral.

    1. En serio contestó eso? Ese sí que es otro que debería figurar en el billete de 100$. De hecho, no cambiaría nada con respecto al actual… sería otra cara de roca.

  2. Leyendo un comentario de Fernández acerca de promover que los menores de edad voten pensaba,Estimado Fernández, que lástima que uses la inteligencia para el mal en vez de pensar en el bien común verdad, porque tu propuesta apuesta a eso, Vos sabes que los pibes de menos edad se dejan encandilar fácilmente por el canto falso de las sirenas que Uds permanentemente difunden a través de un supuesto “Proyecto” que en verdad no es ni mas ni menos que un enriquecimiento exponencia de todos Uds, trasladando la plata a Suizal y se apropien o intenten hacerlo de los medios de producción, -mas aquí está la trampa- para continuar con la expoliación a los trabajadores, nopara hacer el bien comú; y por que digo esto porque se ve claramente en los Hoteles que Uds han adquirido, en las estancias, etc, siguen con el maltrato a los trabajadores que discursivamente pretenden combatir.-Así que estimado no todoso somos “Zonzos Criollos”.-
    Cordial Saludo
    PD: Se vive una sola vez, y uno está en disposición de hacer el bien o hacer el mal como hacen Uds…Que lástima¡¡¡¡¡¡

    1. El pináculo de la originalidad, el buen gusto, el humor creativo y el pensamiento constructivo y propio de un kirchnerista.

  3. Santiago un poquito difiero ,me recuerdo todavía adolescente comentando con mis congéneres que la filosofía y la literatura que se nos introducía desde afuera respondía a un deterioro propio de una juventud DESTROZADA EN SUS VALORES BASICOS POR LA GUERRA .

  4. En todos los foros ,hasta uds ,recuerdo una señora especializada en un tema que undìa entró a explicar en serio sus ponencias.
    Recuerdo que ud contestaron hasta sus serios comentarios con malas palabras.
    Que se puede esperar de eso.

  5. El último párrafo del artículo de BELLO ,solo merece una pregunta.
    Porqué razón si así piensas ,ERES PERONISTA BELLO?

  6. Hoy he mantenido una conversación con mi marido sobre mi resolución de no volver a la carrera que fué”la razón de mi vida” hasta estos momentos.
    Comentàbamos los distintos avatares que han venido destrozando la justicia hasta el día de hoy.
    Hasta la “inocente” digamos idea de los “VIEJOS ABOGADOS” o sea de los que vinieron a ser mis maestros digamos DE EMPANTANAR JUICIOS JUSTOS meciante chicanas procesales.
    Eso que “estos viejecitos crápulas nos introducían al inicio de nuestras carreras” derivó en las tremendas INJUSTICIAS y hasta la ATROCIDAD SIN CULPABLES que ayer lloraban multitudes.
    La gente CULTA de este país NUNCA SE DIO CUENTA de la liviandad de sus principios ,los que le siguieron hasta con FACULTADES DE DERECHO deterioradas al máximo -dado que los viejos vivos las ESTRUCTURARON para amanuences de los grandes estudios -LOS SUPERARON AMPLIAMENTE EN CORRUPCION Y VIVEZA.

  7. Decía en un post mio de ayer que se perdió en la nada, que el intento por recuperar la estética en los años ’50 se debió a la necesidad de compensar los horrores de la guerra que recién terminaba y al horror no menos grande por el futuro, ante la aparición de armas de destrucción masiva. En aquel tiempo se escribieron varios apocalipsis y como contrapartida la poesía adquirió un vigor que no se ha visto desde entonces: Borges, Neruda, Octavio Paz y Cesar Pavese entre tantos.
    .
    Finalmente, muertos los poetas o agotadas sus primicias, el mundo cansado de aquellos miedos de guerra volvió a la funcionalidad que necesita para no detenerse. No creo que sea para siempre, porque la humanidad es cíclica. Más tarde o más temprano, volverá la guerra con armas nuevas y después el placer por lo estético.

  8. Una interesante reflexion, Omar.
    Aunque puede hacerla solamente aquel que tiene el registro y la perspicacia adecuada para saber que “otro” tipo de belleza es posible.
    No se equivoca Dolphin, cuando advierte que sera necesario construir un nuevo paradigma, cuyos tiempos-agrego yo- seran inciertos, como todos los derivados de cualquier construccion colectiva.
    Creo que la responsabilidad sobre una cultura insensible a estas manifestaciones, habra que adjudicarsela a la velocidad.
    La sociedad actual necesita que las cosas transcurran cada vez mas rapido, exigencia de un consumo siempre creciente.
    La estetica de esta rapidez, requiere de gestos marcados, groseramente simplificados y facilmente identificables.
    No hay “tiempo” para otra cosa.
    En el frenesi, olvidamos la escala, la paciencia y el esfuerzo.
    Y, sospecho, ese olvido es irreversible.
    Tal vez solamente nos quede la añoranza del paraiso perdido.

    Un abrazo y toda la suerte en esta nueva etapa

  9. Acerca de la jerarquía CATOLICA lo que dice DOLPHIN es cierto.
    La iglesia católica proviene de un Jóven Judio harto de los formalismos que solo tapaban la corrupción de la religión de su tiempo ,mientras tergiversaban todos los principios.
    Sin embargo este neo capitalismo que ha invadido todo ha PENETRADO tan hondo en el cerebro de la jerarquía actual que ESTA PRECISAMENTE QUIERE MAS FIELES ,MULTITUD DE FIELES PARA SEGUIR MANTENIENDO EL SACRILEGO CAMELO.

  10. En destrozar la belleza se unen tanto el poder político como sus oponentes.
    También en destrozar la verdad.
    En destrozar la simpleza tratando de asociar las”dificultades creadas” a la inteligencia o a la “inalcanzable cultura”.
    La tendencia moderna de la gente de comunicarse por CÓDIGOS ridículos.
    A veces la gente pugna por reformar LEYES SABIAS y en sus sustitución inventa LEYES INEFICIENTES que les introducen en la cabeza a fuerza de convencimiento forzoso.

  11. Antes se tendía a relatar circunstancias positivas y “quizás dentro de lo negativo” lo positivo que podían tener.
    Ahora las conclusiones son al revés ,como tratando de poner en la cabeza de la gente que lo negativo domina el mundo.
    Por eso a la PRESI la tenemos que comprender ,pobrecita -criatura e’ Dios-está formada en esa escuela ,ANIBALITO también-encanto de mamita-.

  12. La belleza (Luis Aute)

    Reivindico el espejismo
    de intentar ser uno mismo,
    ese viaje hacia la nada
    que consiste en la certeza
    de encontrar en tu mirada
    la belleza…

    qué culpa tiene el pobre manimal de enamorarse de una ranaluna…

  13. La “belleza” la manejan desde el socializador no detectado que es la Tv ,e ingresa sin el control parental, ni que decir si la misma está desarrollada sistematicamente a través de los medios masivos al servicio del poder político de turno, entónces tobogán y barranca abajo de todos los valores que ha construido la cultura a lo largo de los años…
    Cordial Saludo

  14. En la Crísis actual estamos asistiendo a un cambio de paradigma, el del crecimiento infinito.
    El éxito del Capitalismo de los últimos 50 anios estaba basado justamente en éso, más productos, más mercados, más consumidores, más empleo. Más, más, y más…. de todo.
    Hemos sido partícipes de un proceso de masificación acelerado; e impulsado por todos los poderes político-económicos y sobretodo los religiosos, para los cuales una mayoría de fieles es condición sine qua non para su sobrevivencia. Un perfecto sistema piramidal con una formidable y enorme base de sustentación, una verdadera masa de potenciales consumidores.
    El crecimiento fué tan vertiginoso y exitoso que los promotores de este “modelo de sociedad consumista” se olvidaron, en su codicia, de que la capacidad ecológica del planeta no es infinita ni ilimitada; habiéndonos convertido en los mayores productores de basura de la Historia de la Humanidad.
    La Belleza sigue existiendo. Pero no a nivel masivo. Hay que buscarla como a una aguja en un pajar. La Crisis será larga y difícil, en la que muchos sucumbirán. Hasta que ogre formarse un nuevo paradigma. Donde la “verdadera religiosidad” del ser humano deberá ser reencontrada; la cuál pasará a jugar un papel fundamental en la reconstrucción de una nueva sociedad, sobre los escombros de la actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *