Opinión / 27 de julio de 2012

Cristina, con la economía en contra

La Presidenta castiga a sus funcionarios por no encontrar soluciones a la inflación y la crisis del dólar. Moreno, en capilla.

Durante años, Cristina contó con el apoyo entusiasta de un aliado poderosísimo: la economía nacional. Para euforia de los fanáticos K y consternación de los demás, sus columnas blindadas, aprovisionadas de combustible por el complejo sojero, aplastaban todo cuanto encontraron en el camino, despejándolo para que los comprometidos por “el proyecto” de la señora pudieran ocupar una multitud de espacios bien remunerados o, en el caso de los reacios a perder el tiempo dedicándose a aburridos quehaceres políticos, consiguieran enriquecerse aprovechando sus contactos con funcionarios amigos. Fue gracias a la ayuda que le prestó la economía que Cristina pudo disfrutar de aquel triunfo plebiscitario en las elecciones de octubre pasado.

Puede entenderse, pues, la indignación que siente la presidenta por la conducta reciente de lo que, con cariño maternal, llama su “modelo”. Siente que la economía le ha traicionado, que ha cambiado de bando. En efecto, ya milita, con la misma eficacia brutal que antes, en las filas opositoras. A menos que el gobierno logre reconciliarse con ella, lo que a esta altura no parece posible, sería plenamente capaz de pulverizarlo en un lapso muy breve.

Como tantos otros mandatarios en circunstancias parecidas, Cristina tiene que optar entre modificar radicalmente el rumbo que se ha fijado, lo que a su entender equivaldría a resignarse a una derrota muy humillante, y mantenerse en sus trece con la esperanza poco realista de que el desastre prenunciado no se produzca mientras aún esté en el poder. Puesto que la Presidenta supone que lo que está en juego no es solo su propia popularidad, o sea, su capital político, sino también la causa ideológica, cuando no mitológica, con la que se ha identificado, es evidente que le atrae más la segunda alternativa. Quisiera “profundizar el modelo” aunque solo fuera para castigar a “las corporaciones”, a “la oligarquía”, a los predicadores de la asquerosa secta “neoliberal” y, para rematar, a “los mercados” que, como todos saben, encarnan lo antipopular.

La tentación de seguir adelante pase lo que pasare es grande para Cristina pero, si le resulta irresistible, el movimiento que se ha aglutinado en torno a su figura compartirá el destino nada envidiable de tantos otros basados en el voluntarismo, como los encabezados en su momento por Isabelita Perón, Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando de la Rúa, además de los generales del Proceso militar. Todos cayeron víctimas de su incapacidad para disciplinar la congénitamente díscola economía nacional. Es poco probable que sean los últimos: parecería que dejarse seducir por “modelos” facilistas es inherente al ADN de la clase política.

 

24 comentarios de “Cristina, con la economía en contra”

  1. como el delirio del paranoide perseguirse aquello que se lleva dentro y lo asusta en el afuera,y lo peor sin darse cuenta

  2. Chicos, alguien debería explicarle al socialismo kirchnerista la diferencia entre crear puestos de trabajo y crear riqueza. Lo primero es relativamente sencillo, basta con tener una bolsa llena de plata y desparramarla entre la población; es la versión adulta de jugar a la bolita, la persona no hace nada productivo pero se lo mantiene ocupado. Lo segundo es lo realmente complicado y lo que no parece que el gobierno K esté logrando. Consiste en que las industrias nacionales generen año tras año más bienes y servicios de los que demandan los argentinos (o los extranjeros, en el caso de intercambios internacionales). La diferencia es esencial: crear trabajo sin crear riqueza implica que ese trabajo se mantendrá en tanto en cuanto quede algo de riqueza ajena por arrebatar; es como deborar de a poco la gallina de los huevos de oro. De hecho, el trabajo sólo es sostenible cuando constituye una manifestasión de una creación previa de riqueza, no al revés. Elemental Watson.

    1. estoy de acuerdo con el tema de la riqueza, mientras ella se distribuya en el circuito económico y no en la acumulación de capital. Lo que los grandes capitalistas acumulan lo que genera es que la rueda no gire o se concentre el consumo en pocas manos. eso fué lo que pasó con la economía neoliberal en los 90: cerraron todos los negocios chicos y los monopolios (grandes cadenas de supermercados, shoppings, etc) concentraron todo el poder. Yo soy un ferviente apostador de las economías regionales, el trabajo cooperativo, los pequeños emprendimientos y , si hablamos de grandes empresas, que apuesten al desarrollo de una verdadera burguesía nacional. Como verás no soy taan comunista y/o anarquista como vos decís. Una cosa es un mundo ideal y otra cosa es la realidad y como tal estamos en el capitalismo (y lo acepto) pero este debe ser controlado porque sino los más grandes se devoran a los más chicos. Una cosa es la teoría (todo bien con Adam Smith y las riqueza de las naciones) y otra cosa es la realidad. Tampoco el marxismo es la vía. Una cosa es la teoría (explotación del hombre por el hombre) y otra cosa es la práctica. Por eso es que una tercera posición sería lo más viable y posible: mezcla de socialismo y capitalismo.

  3. para emular el cantico religioso por mi culpa y mi grandisima culpa y a coro ella y nosotros por haberla elegido en un momento tan particular

  4. Malditos Corruptos, les importa nada la ARGENTINA…Lo unico que quieren es llenarse los bolsillos durante 1 o 2 años y rajarse con lo robado (NUESTRA PLATA)
    Y esta MALPARIDA de CRISTINA deberia irse a su casa a cuidar de su hijo DROGON, y de su hija PROSTITUTA BARATA si las hay, qe como su madre lo unico q sabe hacer es GASTAR UESTRA PLATA en Louis Vuiton, Armany , viajes y demas..
    CRISTINA Y TODA SU CORTE ES LO MAS PIRATA Q HE VISTO E MI VIDA COMO GOBIERNO, SOLO COMPARABLE CON CHAVEZ Y BERLUSCONI…QUE AJJJJJJJJCCCCOOOOO ME DAN!!!

    1. gabriela, más allá de estar de acuerdo o no con lo que decís, podrías al menos hacer un comentario crítico constructivo, sin insultos y sin acusaciones o si acusás remitite a pruebas. Creo, no se, que olvidaste nuestro pasado y lo destruída que quedó la Argentina desde la dictadura hasta el neoliberalismo. Creo que falta muchísimo, que hay muchos errores, que sigue habiendo corrupción porque somo así. Los ciudadanos nos tenemos que hacer cargo de ello. El que esté libre de pecados que tire la primera piedra !!!! Empezá con el ejemplo de escribir como una ciudadana educada. La educación empieza por casa. Saludos cordiales

    1. y cual es el parámetro o la tipología para establecer que no aprobó. Quiénes saben de economía: Cavallo, Martínez de Hoz, Redrado, los elitistas de la Harvard. La economía del Hogar aunque sea mínima y “micro” regula el consumo y los precios. A nivel macro creo que habría que mirar los poderes empresariales, además de los políticos, que siempre quieren más.

  5. me parece una pésima definición decir que …. “En todas partes, el desempeño de la economía depende de la confianza, del estado de ánimo de los consumidores y de los inversores” porque eso es poner en manos del mercado financiero las políticas económicas, y detrás de ello dejar que sean los grandes grupos económicos, los bancos y los operadores financieros, los que definan el rumbo de nuestra economía.

    El rumbo de una economía depende de factores como la estructura de la producción y del empleo, la concentración del capital, en nuestro casos de los flujos externos sean financieros o comerciales, pero es un rol indelegable del estado, ese mismo estado que nos conforma como pais, desarrollar políticas que conduzcan la economía.

    1. Buen dia, totalmente de acuerdo. Pero andá a hacerles entender éso a Perfil, Clarín, etc..en fin los que añoran los 90. La mala leche los tiene ciegos y meten esa ceguera en los lectores, no se como es que caí aquí, pero asi como llegue me voy, me resulta ofensivo el dibujo que ilustra ésta nota, me pregunto que pensaba el dibujante mientras lo hacía, que piensa de los que votamos y respetamos a nuestra presidenta, ella se ganó mi respeto y mi voto. Saluditos para todos y aguante la Ley de Medios!

      1. DOS DOLUBOS A PILA USTEDES DOS.OJO!!SE VAN A QUEDAR SIN MOVIMIENTO PORQUE ESTA CERRADA LA IMPORTACION.

  6. Muy buen análisis! Sólo un pequeño detalle agregaría con todo respeto: lo del ADN no debería adjudicarse sólo a la “clase política”, parece ser un rasgo mayoritario del “ser nacional”, sea cual fuere la pertenencia partidaria. Por eso, gobiernos aparentemente muy distintos, que se propusieron como alternativa unos de otros, terminan en casi lo mismo. Los K son un grave problema, pero existen y se han sostenido sobre una ideología de base que se viene manteniendo desde hace mucho tiempo, y que nos viene degradando sin cesar. Gracias y saludos.

  7. muy bueno el artículo,refleja nuestra tristisima realidad como país,como fué que desembocamos en esto?,como fué que llegamos acá,por la ignorancia de los que votan por una migaja,es triste,pero no debiera votar cualquier argentino,yo se que es un espanto lo que pienso,pero a ver,si una seguidillas de gobiernos corruptos e inútiles,fomentó que la gente sin laburo se acentara formando villas en las grandes ciudades,y que les dió migajas convertida en planes,hay generaciones de ellos que no saben que las cosas se hacen trabajando,por ende su vida es “total me lo dan”,y son mayoría,y los políticos foragidos como los que hoy gobiernan los emplean para sus fies oscuros,debieramos pagarles mucho mas en los planes,que vivan bien ,pero que por favor no voten…es un espanto por ahí.pero es lo que se me ocurre…

  8. El articulo periodistico refleja la realidad del rumbo que ha tomado este desgobierno
    cristinista. A Cristina se la nota cada vez más descontrolada, utiliza la cadena nacional
    con mayor continuidad como pretendiendo recuperar espacios y seguidores que ya los perdió definitivamente, y además se la nota agresiva con quienes piensan diferente,
    como si la suya fuera la única verdad. Me parece que necesita con urgencia un
    psiquiatra para que no termine en un manicomio. Como su imagen va en picada
    dia a dia, decidió poner en circulación billetes con la imagen de Eva, una bailarina de
    cuarta fracasada, que hizo demagogia con dinero del Estado. Esto de los billetes
    lo decidio Cristina en forma demagogica, los argentinos no nos merecemos llevar
    en nuestros bolsillos billetes con la imagen de alguien que no tuvo ni tiene ningun
    merito para merecer semejante homenaje.

  9. Adhiero completamente al artículo, y, aunque leo muchos diarios y comentaristas, no me parece que “se critique todo lo que hace el gobierno simplemente porque lo hace el gobierno”. Me parece que se lo critica porque objetivamente el gobierno está causando una crisis económica y social con sus políticas populistas, clientelistas, corruptas y chifladas. Ojalá fueran solo críticas tontas, no lo son, son tristísimas verdades. Pobre patria mía… y nosotros, todos, somos unos borregos por no reaccionar, por egoísmo, haraganería y cobardía… La culpa no es del chancho sino de quien le da de comer!

  10. COINCIDO CON ernys
    El dia que se elimine la corrupcion en este pais recien podriamos pensar en un futuro mejor. Hoy los ciudadanos sentimos que estamos confiscados, vigilados, controlados, perseguidos, etc mientras un grupo del poder se hace la gran fiesta con los recursos del Estado, es decir del pueblo. Esto es lo que envenena a todos , el unico modelo que vemos es la intolerancia y el despilfarro de los recursos y que va a parar al grupo de aplaudidores. QUE MODELOOOOOOO

  11. Chicos acá los únicos culpables son los sindicalistas. Son los sindicatos los responsables de que en Argentina se haya abandonado una cultura de competitividad, de que se hayan sacado las iniciativas que busquen el incentivo individual y de que, al contrario, se hayan promovido unos esquemas de trabajo ineficientes y rígidos en donde el empleado debe pertenecer a una clase y aquel que se destaca es visto como egoísta y mal compañero. Mal que les pese a los sindicalistas y a los zurdo socialistas, sólo las empresas crean empleo productivo y sólo mediante su competitividad se podrá revertir la actual crisis para poder aspirar a crear empleo. Hay que apostar por una desregulación y por una recuperación de la competitividad que es, al final, lo único que podrá crear empleo. Cualquier alternativa que vaya en otra dirección sólo servirá para diferir la recuperación. Lo que esta pasando en Kraft es la prueba de que el sistema zurdo socialista y los sindicatos no han funcionado. Saludos, MyE.

  12. el verdadero problema de este gobierno, como en epocas de menen, es la corrupcion, entiendo que si realmente ataca ese gran escollo, todo seria mas facil, incluso la sociedad acompañaria mas entusiasta los errores economicos pues todos entendemos que el mundo en su conjunto atravieza dificultades, pero ver como nuestra calidad de vida cae cada dia mas y el país se hunde poco a poco, mientras un puñado nada pequeño de funcionarios se hacen ricos, no le cae bien a nadie

  13. Muy bueno el artículo y refleja la realidad. Esperemos que el gobierno no cope todo el periodismo, porque ahi si que nos van a hacer lavado total de cerebro. Por suerte nos queda internet, que hasta ahora funciona sin censura. Sigan con su independencia, por favor, porque necesitamos los que pensamos , razonamos y no caemos en ese populismo barato, decadente ,con funcionarios mediocres y enriquecidos ,con la plata del pueblo. El freno al dolar y querer encerrarnos en Argentina, es para el chiquetaje, ellos ya tienen cuentas offshorf y departamentos en Miami. Es lamentable esta situacion. Sigue la decadencia total,en todos los ordenes.

  14. .La inflación alemana bajo la República de Weimaraconteció entre 1921 y 1923 en la República de Weimar, nombre histórico con el que se identifica a Alemania durante el período de entreguerras. No fue la primera ni la más fuerte de la serie de hiperinflaciones que asolaron Europa en los años 1920, pero es el caso más destacado de la historia, ya que en ella se sucedieron situaciones tales como: aumento de los precios, de los tipos de interés, modificaciones del tipo de cambio y abandono de la moneda como unidad de intercambio.Como resultado, los precios de artículos de consumo aumentaban aceleradamente en pocos días, tornando inservible el dinero emitido por las autoridades gubernamentales en Berlín. La población que dependía de un salario para vivir se vio en serias dificultades pues los precios de los alimentos y servicios básicos aumentaban de precio en cuestión de semanas, haciendo imposible el ahorro. Asimismo, la urgencia de pagar reparaciones había causado que casi todas las divisas disponibles en el mercado quedaran en poder del gobierno, lo cual impedía al alemán medio adquirir moneda extranjera para protegerse de la inflación.Junto con ello, la inflación causó la ruina de miles de ahorristas que habían invertido su dinero depositándolo en los bancos, quedando a salvo de este riesgo tan sólo la minoría de personas que poseía bienes cuyo valor no era afectado por la inflación (joyas de metal precioso, inmuebles, o similares), por lo cual gran parte de la clase media alemana sufrió un serio deterioro en su nivel de vida. Asimismo, en las grandes ciudades como Berlín, Hamburgo, o Múnich, así como en las zonas industriales como la Cuenca del Ruhr, ocurrían periodos de escasez de alimentos (y su consiguiente subida de precio) en tanto los productores agrícolas rechazaban también el dinero devaluado que se les ofrecía.
    …La historia se repite…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *