Cultura / 3 de agosto de 2012

Jorge Federico Klemm

El valioso legado de un excéntrico

Artista, performer, coleccionista y amante de la ópera, fue un personaje ineludible de la escena cultural porteña. A diez años de su muerte, el homenaje de su Fundación.

Por

El retrato. “Federico con cuadro de Berni”, fotografía de Marcos López de 1997/9, refleja como ninguna otra obra, la personalidad excesiva de Klemm.

Por una vez, uno de los extravagantes retratos de Marcos López –que pintan momentos más reales que la vida y por los que es tan reconocido– fue fiel a su inolvidable protagonista. No hay exageración en “Federico con cuadro de Berni” (1997). Federico fue un excéntrico, extremo en su temperamento y en su generosidad, excesivo en su vida y en su obra, que incluye a la Fundación Federico J. Klemm en Plaza San Martín.

Multifacético e histriónico. Mecenas, coleccionista, artista, amante de la ópera, Federico Jorge Klemm (Checoslovaquia, 1942-Buenos Aires, 2002) fue recordado en el décimo aniversario de su muerte por la Fundación que lleva su nombre, exhibiendo una selección del programa televisivo “El banquete telemático” y un video con momentos de su vida.
El gran público, quizá, lo descubrió en los años ’90 a través de Antonio Gasalla, en el segmento del programa filmado en galería Klemm, inaugurada en 1992. Entre las imitaciones y parodias del actor, Klemm ataviado con originales diseños y joyas, a su turno, mostraba y explicaba las obras y artistas de su colección (Aizenberg, Xul Solar, De Chirico, Picasso, Fontana, Warhol).

Mucho antes, desde la década del ‘60, Klemm fue una figura conocida en el mundo del arte y en escenarios alternativos (luego, actuó con Katja Alemann en Cemento); es que su personalidad libre no era demasiado bienvenida en tiempos de dictaduras militares (de Onganía, del Proceso). Participó en obras de teatro de vanguardia y happenings de Oscar Masotta y Marta Minujín, y otros, en el Instituto Di Tella y en el Centro de Arte y Comunicación de Buenos Aires (CAYC).

A partir de los ‘70 desplegó públicamente su predilección por la ópera –eran legendarias sus actuaciones en privado– realizando performances sobre obras de Mozart, Schubert, Bizet, en Río de Janeiro, Punta del Este, Buenos Aires. Su papel preferido fue el de Escamillo, en “Carmen” de Bizet. “Me encanta vestirme de torero: es una ceremonia entre la vida y la muerte”, dijo.

A Klemm, que llegó a la Argentina a los seis años, nunca se le borró del todo su acento europeo y, sin embargo, fascinado con la televisión, habló extensamente en su ciclo de divulgación del arte universal. Ideó y condujo durante varias temporadas “El banquete telemático”, emitido por Canal Arte/Canal á en los ’90, junto al crítico Charlie Espartaco. El programa, repleto de –mayormente– acertada información e informados puntos de vista sobre, entre otros, Caravaggio, Da Vinci, Rembrandt, Miguel Ángel, Monet, Manet, Van Gogh, Magritte, Dali, Chagall, así como acerca de Xul Solar, Macció, Kuitca, Lozza, Deira, Lacámera, Petorutti, sobresalió por la actitud performática y el histrionismo de Klemm. Su paso por la TV le ganó una legión de imitadores; Klemm estaba feliz porque el personaje que construyó a lo largo de su vida fue más que popular.

*Crítica de Arte de NOTICIAS.

Más información en la edición impresa de la revista.

 

7 comentarios de “El valioso legado de un excéntrico”

  1. Yo no sé quién es madre y esposa que escribió esa sarta de mediocridades y falsedades!. Parece una madre medio nazi y medio cuadro psiquiátrico…!!!. No conoce nada, se maneja con los clásicos clichés que llevan las personas que sienten diferente. Un sólo comentario y recordatorio para ella: el mundo siempre fue manejado por los heterosexuales, y ya vemos cómo está el pobrecito…!!!. Todos, si queremos, tenemos algo de promiscuos, drogadictos, alcohólicos y etc, sin caer en la homosexualidad. Por último, deseo que esta señora “madre y esposa”, que me hace recordar a la Chona y sus dichos, debería enfocar su vida en ser feliz, y así dejarse de romper las pelotas con esa sarta de incoherencias y de agresiones gratuitas…!. Muchas gracias…!.

  2. Qué represión y resentimiento junto tiene esa señora (Madre y Esposa); es una de las barbaridades mas atroces que he leído en toda mi vida. Directamente atacó desde su sumida ignorancia y terrible bajeza socio-cultural que posee. Es lamentable ésa señora.

  3. Federico Klemm fue ungrande en arte. De eso no hay dudas.
    Pero tambien fue un grande en la homosexualidad, y eso quedo bien en claro cuando murio, ya que se sospecha que murio de SIDA como consecuencia de su homosexualidad. Desde el punto de vista psiquiatrico, los homosexuales como Klemm tienen un alto desprecio por la vida. Los homosexuales odian a su padres (si es que tienen) y no hay mejor manera de representar ese odio. Es por eso que eligen un comportamiento pervertido y autodestructivo.El promedio de vida entre los homosexuales es mas bajo, ya sea tanto por el SIDA, por otras enfermedades o por el medio ambiente en el que viven, como la drogadicción y la prostitución, sin dejar de lado que siempre están en riesgo de que algún asesino serial los mate, que apropósito también es gay. Los homosexuales utilizan aún más las herramientas de evasión de la realidad, es decir, son más propensos a utilizar drogas y alcohol.Por qué? Simplemente porque no tienen paz mental ni espiritual y la buscan en esas sustancias. Son individuos generalmente infelices, entonces acuden al uso de drogas o alcohol, y también eso nos habla de sus antecedentes familiares, es conocido el uso de drogas en un entorno familiar disfuncional. Saludos, MyE.

    1. Como podés decir tantas pelotudeces juntas sin saber nada de nada, saliste de tu casa? Conocés a algun gay?
      Grande Rob

    1. Existía un sector muy SNOBISTA en los 70 y que luego una mano de Amalita, que compraba muchas de sus obras, le permitió ingresar someramente en un determinado circulo al que jamás hubiese accedido solo por su ” talento”. Fué el ANDY WARHOLL del subdesarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *