Costumbres / 16 de agosto de 2012

Turismo gastronómico

viajar, comer, esquiar

Después de las cenizas, Villa La Angostura vuelve a ser el centro invernal con más estilo y glamour, paraíso de la cocina de autor.

Por

Podría ser considerada la “Punta del Este” de la Patagonia, si no fuera porque, a diferencia de la ciudad uruguaya, el bajo perfil es norma y el estilo rústico, un mandato para quienes se instalaron en sus paisajes. Villa La Angostura, uno de los lugares más bellos del país, concentra la mayor cantidad de habitantes ABC1 por metro cuadrado. Empresarios poderosos (Roemmers, Sielecki, Garfunkel, entre muchos otros) que arriban en sus avionetas privadas, y hasta esquían en Cerro Bayo seguidos de cerca por sus custodios. La princesa Máxima, visitante asidua e ilustre de la ciudad, alquila vivienda en el exclusivo barrio Cumelén y ya adquirió tierra propia en el también exclusivo y vecino Muelle de Piedra. El precio de cualquier terreno junto al lago Nahuel Huapi arranca en los 250.000 dólares y la Villa, que vive casi exclusivamente del turismo, es un verdadero concentrado de hoteles boutique de lujo, restaurantes de autor y servicios premium.
Turismo. Justamente, esta cualidad de “centro turístico de alta gama” la convierte en el lugar privilegiado para el desarrollo de la reconocida “gastronomía patagónica”, un estilo de cocina que nació hace varios años, alentado por la tendencia de utilizar en los platos los ingredientes más a mano en el lugar de origen. La cocina patagónica revalorizó carnes como el cordero o el guanaco, la trucha, los frutos rojos tan característicos del Sur, hongos, piñones y hasta las tradicionales producciones de manzanas y peras. Paralelamente, la gestión nacional de turismo, a través del Inprotur (Instituto Nacional de Promoción Turística) un organismo mixto oficial y privado encargado de difundir en el exterior las bondades de la Argentina, tiene entre sus líneas de trabajo la del turismo gourmet, una propuesta que revaloriza la cocina de cada rincón de la Argentina.

La subsecretaría de turismo de Neuquén y el ADENEU (Agencia de Desarrollo Económico de Neuquén) están también empeñados en aumentar la producción (la segunda) y difundir la cocina neuquina (la primera) como un atractivo agregado a la provincia, ya elegida cada año por sus centros de esquí. Una ruta del vino propia empieza a competir con la mendocina en la zona de San Patricio del Chañar con bodegas premium como Fin del Mundo, Familia Schroeder, Patritti, NQN y Valle Perdido. Y San Martín de los Andes y, en especial, Villa La Angostura, son un objetivo ineludible para quienes gustan de combinar nieve y placeres gourmet.

Nueva etapa. Solo en las laderas de las montañas pueden verse restos de las cenizas que despidió el volcán Puyehue el año pasado, y sumergieron a Villa La Angostura en el desastre. Hoy la ciudad y sus alrededores parecen totalmente recuperados. Los habitantes agradecen al gobierno de la provincia que dio créditos blandos que permitieron sobrevivir a los comerciantes y hasta compró estadías en todos los hoteles durante un año. Y gracias al aporte del gobierno nacional pudieron quitarse de la ciudad y sus alrededores toneladas de arena gris que amenazaban viviendas y caminos. El único reproche de los locales es que tanto la Presidenta como el vice, visitaron durante el año la vecina localidad de Bariloche (a 70 km.) pero no se acercaron a comprobar “in situ” el desastre producido por el volcán.

Más información en la edición impresa de la revista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *