Música / 23 de Agosto de 2012

musica

El sonido más rioplatense

Hasta el 28 de agosto se extenderá “Tango BA. Festival y mundial”, el encuentro anual con la música típica organizado por el Gobierno porteño.

Por

A funcionarios de este y del otro lado del río se les ocurrió que el tango podía ser patrimonio intangible de la humanidad. Hicieron las gestiones y finalmente lograron que la Unesco les adjudicara semejante rótulo. De poco servirá si los deseos de las poblaciones del Río de la Plata van mayoritariamente –como parece– hacia otras músicas; pero tampoco serviría de mucho si ocurriera lo contrario, porque entonces el tango no necesitaría de títulos nobiliarios para defenderse solo. Se supone que tal nominación puede ser útil para que los gobiernos de ambas orillas del río más ancho del mundo se comprometan a proteger el patrimonio “material” –vaya paradoja– de partituras, lugares, discos, fotos, etc. y promover actividades. Aunque tampoco queda claro quién ejercerá el poder de policía para castigar a los responsables de cultura que no cumplan debidamente con un objetivo de precisión muy poco clara.

En todo caso, el hecho cultural y la inversión pública más fuerte alrededor del género viene ocurriendo en Buenos Aires desde hace más de una década, cuando todavía el tango no era patrimonio más que de quienes lo querían escuchar y bailar. En ese sentido, el Gobierno porteño ha sostenido saludablemente un proyecto que viene de períodos anteriores y, aunque le ha quitado la numeración, le ha cambiado el nombre y ha unificado festival con campeonato de baile, sigue estando entre lo más importante de su agenda anual.
Cualquier armado de un festival como este genera controversias, opiniones críticas, quejas de quienes por diferentes razones quedaron fuera de la programación. Con cierta objetividad, sin embargo, hay que decir que la tarea realizada en ese aspecto es habitualmente respetable, profesional y equilibrada; y este año no ha sido la excepción. En esta edición 2012 –la 14ª–, estuvieron los jóvenes y los renovadores –TangoContempo, Orquesta Sub 25, Los Dorados 20, Cuarteto Sur, Nicolás Ledesma, Damián Bolotín, Sonia Posetti, Sergio Rivas, Carla Algeri– y los veteranos de diferentes generaciones –Juan Carlos Godoy, Ernesto Baffa, Atilio Stampone, Néstor Marconi, Osvaldo Berlingieri, Raúl Garello, Walter Ríos, Horacio Ferrer–.

Estuvieron los músicos más cercanos a los estilos camarísticos –Joel Tortul, Horacio Lavandera, Máximo Pujol, Fain-Mantega– y los que vienen de otras músicas –Luis Salinas, Julia Zenko, Kevin Johansen, Gabriel Senanes, Alberto Tarantini, Mono Izarrualde–, Hubo mucho homenaje a Astor Piazzolla en el 20º aniversario de su muerte, con su pico en el Grupo Electrónico dirigido por su nieto Daniel “Pipi” Piazzolla y la presencia del Quinteto de la Fundación. Estuvieron las orquestas típicas: El Arranque, Emilio Balcarce, El Porvenir, ConCiertos Atorrantes, Victoria, etc. Hubo cantores de diversos estilos y edades –Horacio Molina, Guillermo Fernández, Jacqueline Sigaut, Luis Filipelli, Claudia Levy, Adriana Varela, Gaby, Raúl Lavié, Esteban Riera, Hernán Genovese– y grupos vocales –Flores Negras–. Y fue bien atinada la elección de sedes –Centro de Exposiciones, Usina del Arte, teatros Colón y Regio– que disfrutaron de muy buenas convocatorias, fogoneadas por la curiosidad extra que genera este tipo de encuentros con entrada gratuita. Pegado llegará el campeonato mundial de baile pero eso será tema de otra sección. Y en lo musical, aunque sea duro decirlo y lejos de cualquier rótulo, el tango volverá a sus pequeños lugares y tendrá que esperar hasta el siguiente festival para volver a ser noticia grande.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *