Personajes / 31 de Agosto de 2012

Sebastián Blutrach (43)

“Tener mi propio teatro me da certezas”

Productor de éxitos como “Gorda” y “Toc-Toc”, dirige el Metropolitan y compró El Picadero. Inversiones, deportes y vivir conectado.

"Mi interés principal es programar buen teatro, con autores nacionales y extranjeros, y es un buen proyecto para la cultura y para la ciudad, más allá de cualquier ideología".

Por qué querés hacerme una nota a mí?”, pregunta sorprendido. La respuesta está en su propia historia. Sebastián Blutrach es uno de los productores teatrales argentinos más importantes, fue jugador de volley profesional y terapista físico. Produjo éxitos como “Gorda”, “La última sesión de Freud”, “Forever Young” y la exitosísima “Toc Toc”, entre otros. “No tengo contradicciones con el teatro comercial y no comercial. Desde hace años también produzco otras obras de Daniel Veronese y ahora coproduzco “Las criadas” con el San Martín”, aclara.
Hombre de bajo perfil, amable y de hablar pausado, es director del teatro Metropolitan y dueño de El Picadero, el mítico teatro que sufrió un atentado durante la dictadura y pasó por varias manos hasta que Blutrach lo reabrió este año. La pasión teatral la lleva en la sangre. Su padre fue el productor Jorge Blutrach y su madre, Ana Gelín, sigue produciendo en España, donde reside desde hace décadas. Él mismo vivió en Madrid diez años y aprendió la actividad junto a su mamá. “Trabajé con Eusebio Poncela, una persona entrañable, con Héctor Alterio, al que quiero mucho, con Julieta Serrano, con Manuela Vargas, una mujer muy difícil, con Enrique Morente y tantos otros”. Separado, padre de María (13) y Camilo (10), tuvo una relación de casi un año con la actriz Laura Novoa, que terminó hace unos meses. “Es un tema del que prefiero no hablar, me cuesta mucho hablar de mi vida privada públicamente”, dice casi a modo de disculpas.
Noticias: ¿Qué debe tener un buen productor teatral?
Sebastián Blutrach: Tiene que elegir un buen texto o tener una buena idea. Sin esa materia prima el trabajo es igual de arduo y el resultado no será óptimo. “Forever Young”, por ejemplo, no era un texto cerrado sino una idea a desarrollar, y eso hicimos. Después hay que armar buenos equipos y generar las condiciones para que el director y los actores trabajen tranquilos y puedan sacar su mejor potencial.
Noticias: Tiene buen olfato para elegir material, sus obras suelen ser exitosas. “Toc Toc” es un buen ejemplo.
Blutrach: Es extraño, el texto me había parecido interesante, era una buena idea que se repetía y le había visto una punta, pero no me había entusiasmado tanto. Sin embargo, Lía Jelín (la directora) hizo un trabajo genial. Creo que el tema nos pega a los argentinos desde un lugar visceral y la palabra TOC (Trastornos obsesivos compulsivos) se convirtió en algo cotidiano para casi todo el mundo.
Noticias: Quizás nos vemos reflejados, porque la mayoría tenemos algo de obsesivos.
Blutrach: Puede ser. El espectador busca sentirse identificado y cuando elijo un material me gusta que el público tome como propio lo que pasa arriba del escenario. Por un lado o por el otro tiene que involucrarte. Lo que sucede ahí tiene que atravesarte en lo emocional. En el caso de “Toc Toc”, además, hay una cuota de humor. Es una excepción, porque el humor no es el factor principal en el tipo de obras que yo elijo.

Más información en la edición impresa de la revista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *