Radio / 7 de septiembre de 2012

radio

La plomada interior

“Domingo a la mañana”. Conducción: Guillermo Mazzuca. Alejandro Guatti, Sebastián Almirón, Gustavo Cavadini y Fabio Novelo. AM 910, Radio
La Red, domingos, 11 a 13hs.

Por

Consigue dos títulos de tapa en cada programa, sabe imponer climas festivos y estaría para más. Pero habla muy rápido, pasa sin control de un tema a otro, aprieta a los columnistas contra el top y no tiene continuidad en el aire. Por eso el título recurre a la plomada, esa pesa que cuelga de un hilo y que sirve para verificar la verticalidad de un muro. Porque este nuevo espacio de Guillermo Mazzuca tiene méritos, pero también problemas (más externos que internos) que hacen que por momentos el ciclo se “des-plome”.

Pero todo mejoraría recurriendo a la herramienta del albañil. En primer caso, una “plomada interior”, para que Mazzuca apacigüe su fervor oral y realice menos acotaciones y desvíos. Y, en segundo término, para que la emisora trace una línea clara y defina qué quiere de “Domingo a la mañana”. Porque un ciclo semanal se desdibuja si, como sucedió en agosto, está 15 días fuera del aire porque la estación transmite fútbol.
Los reportajes de Mazzuca son simples y siempre llevan a que el entrevistado responda con una frase que, al informativo, le pueda servir de apertura: “Porque la Presidenta no quiere a nadie”, le contesta Julio Bárbaro, cuando el conductor pregunta por qué la Presidenta no tiene sucesores. Y Mirtha Legrand, luego de insistir en que no quiere preguntas políticas, termina respondiendo: “Bueno, creo que, como persona, Cristina es una actriz frustrada”. De la misma manera, Gustavo Zorzoli, rector del Nacional Buenos Aires, después de algunos rodeos, dice sobre el voto para los menores de 16 años: “Mi opinión no es favorable, más importante sería poner todas las fichas para que terminen el secundario, cosa que sucede poco”.

La estructura es sencilla: la producción (Pablo Livsit) propone uno o dos reportajes (telefónicos). El doctor Cavadini populariza temas médicos y Sebastián Almirón hace imitaciones de esos personajes que tienen sosías en todos los programas (Scioli y Tévez) y otras de aquellos con menos aire (Viggo Mortensen y “Didier Drogba”).
Adriana Lorusso, por su parte, sigue libros y literaturas (las culturas nerds o la trilogía “50 Sombras” de L. E. James). Y el equipo se completa con Alejandro Guatti (espectáculos), Favio Novelo (deportes), Gustavo Jove (informativo) y Francisco Punsi (operación técnica).
Salvo como cortina, el ciclo no suele pasar música. Y la conducción es la tradicional de los locutores: mucha chispa y bastante retórica. A diferencia del periodista típico, que se ajusta a la palabra y a la lógica, el locutor (como el relator de fútbol) se funda sobre las imágenes (un equipo puede ser “un taladro” y un pelotazo, “un fusilamiento”).
El fuerte de Mazzuca, justamente, es aquello que más se admira en los conductores: buen humor y alteración del lenguaje por medio de constantes alegorías. Nietzsche escribió que “El hombre es un animal metafórico”. Y los conductores de radio se desviven por demostrarlo.

 

Comentarios de “La plomada interior”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *