Showbiz / 21 de septiembre de 2012

El rey del reality

Luz, cámara, escándalos

Ryan Seacrest, el conductor que se hizo millonario produciendo “televisión chatarra”.

Por

Es el Tinelli de los Estados Unidos. Salvo quizás por el hecho de que Marcelo Hugo es quince años mas viejo. Y unos 35 millones de dólares mas pobre. Si alguien tiene hoy una captación acertada de lo que es la televisión de corte popular en estados unidos, ese es el señor Ryan Seacrest.

El rubiecito que saltó a la fama como el conductor de “American Idol” –siempre alegre, amable, cómplice de los participantes (aún de los más bizarros) y uno de los pocos que se ha atrevido a hacerle frente en cámara al temible Simon Cowell– es hoy un magnate de los medios.

Su carrera comenzó en 1993, como conductor de un programa de deportes extremos en ESPN. En menos de diez años, trepó toda la pirámide alimentaria de la conducción televisiva: programas de lucha libre, de cine en la tradicionalísima NBC, eventos de Disney y realities; el género que acabaría por convertirse casi en su marca personal. A tal punto creció como conductor que hasta fue suplente del legendario Larry King en CNN.
Un ídolo americano. En el 2002, Seacrest aceptó la oferta de Fox para hacerse cargo de la conducción de “American Idol”, el programa que le daría al conductor, finalmente, fama nacional e internacional. El suceso del concurso de cantantes hizo que sus honorarios escalaran temporada tras temporada. En el 2009, su contrato anual ascendía a la friolera de 45 millones de dólares, lo que le valió el récord de ser el conductor de reality mejor pago de la historia. Entre otros títulos de nobleza, cuenta con dos apariciones en los rankings actualizados de la revista Forbes: es el número 29 entre las cien celebridades más ricas del mundo y el número 13 del “Forty under forty” (los cuarenta personajes más influyentes, menores de cuarenta años).

El cable lo llevó a la gran televisión nacional, la televisión nacional lo llevó al mundo y el mundo lo llevó a… ¡Diversificarse! Porque, si algo hay que reconocerle a Seacrest es un espíritu inquieto y emprendedor. Desde principios del 2004 conduce dos espacios en radio. “American Top 40”, el ranking de los “cuarenta principales” se emite semanalmente a través de la red Premiere Radio Networks, con más de 150 repetidoras en todos los Estados Unidos. Pero, además, es el conductor de “On Air With Ryan Seacrest”, el programa de la segunda mañana de KIIS, la emisora de FM líder la ciudad de Los Ángeles que, también a través de repetidoras, llega a todo el país y gran parte de Canadá.

Más información en la edición impresa de la revista

 

2 comentarios de “Luz, cámara, escándalos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *