Editorial / 25 de Septiembre de 2012

Tapas incómodas

La revista brasileña Veja se animó a meterse con Lula, denunciando un tema tabú: su rol en la red de corrupción estatal.

Si hay un líder mundial que parece no sufrir sobre su reputación los daños que está causando la larga crisis mundial, ese es Luiz Inácio “Lula” da Silva. Luego de dos mandatos, se fue con un récord de popularidad que le permitió designar a su sucesora, Dilma Rousseff. Pasó de ser un jefe sindical que no podía ganar las presidenciales a un presidente aplaudido por la clase media y el establishment, que además le reconocen haber encontrado un camino equilibrado para el crecimiento social y el clima de negocios en Brasil. Rostro de la nueva potencia global, Lula es respetado por los líderes europeos y norteamericanos, pero también por los mandamases del neopopulismo latinoamericano.

Y encima, se le plantó al cáncer con una combinación de dignidad y transparencia informativa envidiables. En resumen, Lula es casi un intocable para la opinión pública. Sin embargo, desafiando ese tabú múltiple que blinda al ex mandatario brasileño, el influyente semanario Veja se animó a poner en tapa la sospecha que nadie quiere escuchar: un arrepentido del megaescándalo de corrupción conocido como “mensalao” habría dicho que Lula era precisamente el jefe de la red de compra de votos en el Congreso brasileño. La denuncia de Veja tronó como una bomba nuclear. Fue un escándalo sobre el escándalo.

Cada vez que aparece una tapa así, parece que es la primera. Pero no: se trata de la osadía necesaria y hasta obligatoria que define el estilo y la misión social de las grandes newsmagazines del planeta. También la alemana Der Spiegel, o la británica The Economist, y en menor medida las revistas norteamericanas deciden cruzar la frontera de lo políticamente correcto en varias de sus tapas, al cabo de los años. A veces con revelaciones informativas, otras veces con miradas quirúrgicas y sin eufemismos. No se trata de sumar amigos, ni lectores, y a veces ni siquiera prestigio: correr los límites o, como dicen los anglosajones, salir de la zona de confort es simplemente su razón de ser. Las últimas dos tapas de NOTICIAS, que irritaron a tantos argentinos, son hijas de ese mismo espíritu: entender, aunque duela.

 

8 comentarios de “Tapas incómodas”

  1. Vivo en Brasil hace 22 años. Digo ésto para dejar claro que veo las tapas de la Veja todas las semanas y lo que dice Noticias tiene varios errores.
    La Veja no se cansó de publicar tapas contra Lula durante los 8 años de gobierno. Muchas de muy mal gusto y muchas sensacionalistas. No me parece mal ser crítico, es más es necesario, pero Veja se dedicó a expresar lo que hay de más reaccionario y prejuicioso en los secotres altos y medios brasileros. Sectores que hasta hoy odian profundamente a Lula por ser pobre, nordestino y no hablar “corresctamente”. A pesar que hubo quejas nunca se llegó ni a pensar en prohibir nada. Sabemos que Noticias tiene como ejemplo a la Veja. Principalmente por el nivel de facturamiento. Hace muchos años que es la revista com mayor venta aqui (algo así como 1,2 millón de ejemplares), y una buena parte por suscripción. Pero la posición política es profundamente reaccionaria, arrogante y autoritaria. Y juega en casi todas las elecciones a tratar de decidir el voto con escándalos, sean reales o inventados. Compran cualquier historia para tratar de influir contra los partidos de izquierda y el PT en particular. Es sólo ver las tapas de Veja de las últimas semanas de la elección presidencial que ganó Dilma Rousseff. Fueron escandalosamente parciales para tratar de instalar algún escándalo que pudiera decidir la elección contra Dilma. Esto ya tiene una tradición en la política brasilera dsede cuando Collor le ganó en el 89 a Lula, pagándole a la ex mujer de Lula para que diga que él le sugirió que abortase cuando quedó embarazada. Una bajeza total. Ese fue unos de los motivos por el que Lula perdió en aquel año. El otro fue que la Red Globo manipuló la edición del último debate en su noticiero central (visto por 50 millones de personas) cunado ya se había encerrado el horario político. Ésto no es ninguna teoría paranoica, lo sabe todo el mundo. Y lo comento para mostrar lo que las elites terriblemente poderosas de este país son capazes de hacer para mantener sus privilegios
    Soy profundamente crítico del gobierno argentino y su relato contra los medios, pero no quiere decir que crea que Veja haga buen periodismo. De hecho en la última Comisión de Investigaciones el el Congreso se supo que el principal acusado (que está preso) de contrabando y mover dinero sucio del juego clandestino (y con muchas conexiones con políticos) era el principal informante del director de Veja en Brasilia. Hay gravaciones donde este señor (Carlinhos Cachoeira) le vende información y pauta la revista para pegarle al gobierno del PT. A pesar de eso, el poder de la Editorial Abril (que publica Veja) es tan grande que, hasta ahora, no pasó nada.
    Creo que en Argentina el autoritarismo parte del gobierno, pero en Brasil es expresión de los sectores consevadores, que no perdonan a alguien que no se curva a su poder.
    Lula es una estadista para todo el mundo, menos para la clase media alta urbana del sur y sudeste de Brasil que es profundamente reaccionaria.

    1. Las grandes empresas de difusión periodística no responden a un tercero privilegiado, se constituyeron a sí mismas por su importancia económica en un “poder” dentro de un sistema social de poderes económicos, que de una u otra manera están enquistados en la administración pública y procuran dirigirla. Persiguen la subsistencia exitosa y, esto es válido en un equilibro capitalista. Pero tu defensa de Lula no tomó en cuenta que fue el chefón de una banda organizada de delincuentes que hoy está siendo juzgada y que Veja se sorprende que no haya sido citado aún en el juicio. Todos en realidad nos sorprendemos y queremos que el chefón que dice no saber nada, preste cuentas ante la justicia y no se pasee con aires inocentes por el mundo.-

      1. No entiendo cuál es el “equilibrio” que comentás y qué es lo aceptable de tener 3 o 4 grupos que controlan toda la información. En este país no hay nada que se pueda llamar de equilibrado en términos de poder económico y dominación social. De hecho, y con todas las limitaciones, Lula comenzó a cuestionar ese estado de cosas. Acá en SP, para el poder económico es inaceptable que alguien como Lula o Dilma intenten mínimamente equilibrar (ya que te gusta la palabra) un poco el juego. Si tenés alguna duda, mirá la tapa de la Vejinha de esta semana. A eso llamás un equilibrio capitalista aceptable? El intento sistemático de decidir elecciones en los últimos días, sea como sea?
        Que Lula sea jefe de delincuentes corre por tu cuenta, y quiénes son “todos” carapálida? Te recuerdo que Lula terminó después de 8 años con 80% de aprovación, eligió a su sucesora casi desconocida y no cambió las reglas del juego democrático como algunos “grandes democratas”. No parece que la justicia aqui sea manipulada por el poder político y Lula no es parte del juicio. Lo que ocurre en forma deliberada es un intento de reescribir la historia por parte de los mismos sectores que no aceptan que Lula va a pasar a la historia pese al odio profundo de los sectores más reaccionarios y poderosos del país. Y óbvio que la Veja es la punta de lanza de este pretendido “relato”, que tiene la misma verosimilitud que el relato kirchnerista. Querer que la realidad se adapte a sus ideas preconcebidas.
        Y respondiendo tb a Eliseo; no parece que sólo Delúbio y Valério van a ser condenados. Pero no te parece un “poquito” casual que estén juzgando al núcleo político en el momento clave de las elecciones? Increíble, no?
        Y el mensalão tucano, que es más antiguo? Y la compra de votos para reformar la Constitución por parte de FHC? Ah!, pero él “huele a democracia”, como dijo una actriz. Es tan burda la actuación de los medios, que se hace patética en época de elecciones, que hasta Delfim Neto (no lo llamarás de izquierdista, no?) sintió necesidad de salir a defender a Lula. Y hablando de las elecciones, no te llama la atención que la prensa no diga nada cuando Serra llama de vagabundo a un periodista que le hace una pregunta que no le gusta? A quién se parece? A una tal CFK, tal vez? o diga: “eso es cosa de petista” como si fuera un insulto, apelando a lo que hay de más reaccionario en el electorado de SP.
        Esa es la elite brasilera. Hasta un tipo como Serra que tiene un pasado democrático se curva a las peores estrategias para tratar de ganar, igual que en 2010. Asumió una posición tan retrógada que hasta FHC lo criticó de tan facho que era el discurso. Y paren con esa de delicuentes: lean un poco a Janio de Freitas en la propia Folha de SP que da una versión un poco más equilibrada del juicio del mesalão. Aqui nadie enriqueció personalmente. Hicieron lo que siempre se hizo en Brasilia, lamentablemente. Hoy Joaquim Barbosa dijo desafiando: “vamos a ver si el proceso no tiene influencia en las elecciones”. Un verdadero ejemplo de (des)equilibrio y oportunismo. Un abrazo.

    2. Carlos todo lo q decis es verdad, pero crees de verdad que Lula nada sabía del Mensalao?? es normal q blinden a un presidente de semejante escandalo, mas que pague los platos rotos solo Valerio y Delubio me parece atroz. Un abrazo desde MG>

  2. “el estilo y la misión” de las grandes newsmagazines del planeta es vender más números a cualquier costo… cualquier gilada sensacionalista que brinde la menor oportunidad de aumentar la “tirada” es tapa seguro… business is business, also monkey business…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *