Personajes / 28 de septiembre de 2012

Federico Amador (36)

“Creo en el amor, es lo que me sostiene”

En pareja hace dos años con Florencia Bertotti, se transformó en boxeador en el primer film nacional en 3D. Libros, hijos y pintura.

"Nunca fui muy estructurado, nunca me planteé objetivos a cumplir. Creo que la vida no solo pasa por la profesión, me dejo llevar. Mi objetivo no es ganarme el Oscar”.

Alto, un poco chueco y muy buen mozo, llega, saluda y, casi sin solución de continuidad, comienza a investigar el lugar: un hotel boutique de San Isidro, “Paraje de almas”, lleno de fotos familiares, copas de cristal, libros de arte e historia. Federico Amador, que con  con Mariano Martínez protagonizó el primer film argentino en 3D , “La pelea de mi vida”, toma un libro, lo ojea y lo deja. Toma otro y repite la acción. No hace comentarios, de hecho, casi no emite sonido. Posa para las fotos sin preguntar ni opinar.

Noticias: ¿Se encuentra bien?

Federico Amador: Sí, ¿por?

Noticias: ¿Siempre es así de ensimismado?

Amador: Ah, sí, eso sí.
En pareja desde hace dos años con Florencia Bertotti, ya no oculta la relación y, aunque no se explaya, por lo menos responde: “Sí, es mi mujer y está todo más que bien”.

Noticias: Cuénteme de su personaje en “La pelea de mi vida”.

Federico Amador: Bruno es boxeador, campeón del mundo y un gran profesional. Su vida son su hijo de ocho años y su deporte. Adoptó a ese niño cuando tenía dos años y lo crió como propio. El biológico es el personaje de Mariano Martínez, con quien se genera el conflicto. Los dos están dispuestos a dar la vida por él. Aquí no hay un personaje bueno y uno malo, son dos personas nobles. Es una historia de amor con mucha emoción, dentro de un contexto pugilístico.

Noticias: ¿Cómo fue la experiencia de verse en 3D?

Amador: ¡Muy, muy, muy copada! Me generaba mucha intriga qué iba a pasar con esta tecnología. Estuvimos trabajando ocho semanas más de 70 personas, innovando, el 3D le aporta algo fantástico al boxeo: veracidad, vertiginosidad.

Noticias: ¿Le gustó encarnar a un boxeador?

Amador: Me encantó. El boxeo requiere mucha disciplina, entrega, sacrificio. Fueron un par de meses de jugar al boxeador, con los entrenamientos y la alimentación que corresponde. Empecé a desayunar una lata de atún a las 8 de la mañana, ¿sabés lo que es el olor a atún a esa hora? (risas). Fue muy bravo, además, tenía que comer 12 huevos; a las 11 de la mañana meterme medio pollo o un plato entero de arroz. Encima a mí no me gusta comer, me aburre. Salía a correr a la mañana, entrenaba a la tarde, fue una producción bastante dura. Subí como ocho kilos pero ya los bajé, me agarró una tendinitis en el codo tres semanas antes de terminar el rodaje, comencé a tomar corticoides para aguantar el dolor.

Noticias: Se convirtió en un verdadero Rocky…

Amador: ¡Ufff!, ¡ojalá! “Rocky” es lo más, es la madre de todas las películas de boxeo. La idea fue meterse dentro y debajo de la piel de un boxeador. Imaginate que abrir una lata de atún en vez de un frasco de mermelada, en algún lado te modifica.

Noticias: ¿Aún le cuesta hablar de su vida privada?

Amador: No es que me cueste, no soy de ir a eventos ni de moverme mucho en el ambiente. Me gusta estar en otros lugares, con amigos, con familia, con mi gente, no donde hay cámaras. Esa es mi vida privada.

Más información en la edición impresa de la revista

 

4 comentarios de ““Creo en el amor, es lo que me sostiene””

  1. Un actor que no eligió ser espectador en su vida sino un amador con proyecto incluido , lo mejor para el, y éxitos en su película , alguien que capto la esencia de la vida y no se quedo con la vidriera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *