Costumbres / 2 de Octubre de 2012

Los íconos del universo gay

Son estrellas y el público homosexual las adora. ¿Qué las vuelve tan especiales? La opinión de artistas de la comunidad. Galería de fotos.

Por

Nuevas y eternas, las estrellas locales e internacionales que son un símbolo.

Ellos las valoran e idolatran porque las consideran fuertes, pero a la vez sensibles; glamorosas, pero con estilo y sello propio. Son divas, femeninas al cien por ciento y cultoras de un perfil “friendly” que los conquista. El volumen del público gay que las sigue no es una cifra desdeñable a la hora de medir su éxito. ¿Quiénes y por qué se transforman en iconos para la comunidad homosexual?

Las divinas. La mayoría de las elegidas son cantantes. Y Madonna se ubica en la cúspide del ranking: desprejuiciada, provocadora, vigente a pesar de las décadas, diva pop, emblema de la libertad que con su talento y actitud amasa y desgrana los tabúes sociales; es una de las grandes defensoras de la comunidad y ayudó a recaudar fondos para la lucha contra el Sida. Cyndi Lauper es otra. Creó la fundación “True
Colors” para jóvenes homosexuales en situación de calle y suele cerrar sus shows con ese hit y la bandera arcoiris.

Dentro de las nuevas generaciones, Adele acaba de ser nombrada con el 55.5 por ciento de los votos como la “Artista Pop del Año” por Gaydar Radio, una radio británica gay. Por su parte, Lady Gaga se llevó el premio GLAAD (Alianza Gay y Lésbica Contra la Difamación) a la Artista Musical Sobresaliente por “promover igualdad e incrementar la visibilidad de la comunidad gay y lesbiana”. La cantante se ha involucrado en situaciones conflictivas, como cuando una escuela norteamericana sancionó a uno de sus alumnos por llevar una remera con la leyenda “Yo quiero a Lady Gay Gay”. “Quiero que recuerdes que debes amarte a ti misma y no dejar que nadie jamás te haga sentir mal por cómo eres”, fue su mensaje.

Valeria Lynch reconoce ser una de las favoritas entre los gays: “Soy como un ícono y me encanta ¡Es mi mejor público! No sé muy bien por qué me eligieron a mí. Debe ser por las letras de mis canciones”, ha dicho Lynch. Susana Giménez y Moria Casán, que suele repetir cual latiguillo el “yo soy un puto más”, son otras de las queridas (no así Mirtha Legrand que pasó a la historia con su bestial pregunta a Piazza acerca de sí una pareja de padres gay es más propensa a violar a sus hijos).

Lea la nota completa en la edición impresa de la revista.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *