Restaurantes / 5 de octubre de 2012

resto

Latinoamérica gourmet

“I Latina”. 4857-9097 / 156-400-7622. Villa Crespo. Restaurante a puertas cerradas, solo con reservas. Cocina latinoamericana/caribeña. Jueves, viernes y sábados de 20 al cierre. Domingos de 12 a 16. Principales tarjetas. Menú degustación c/ vinos: $ 240, Brunch: $ 130.

Por

Como puede comprobarse en cualquier universidad porteña, Buenos Aires ha recibido un aluvión de jóvenes colombianos que llegaron en busca de una buena educación, con aranceles menores que los de su país. Así fue como, hace diez años, llegó Santiago Macías, directo de Bogotá, dispuesto a estudiar cocina en nuestra cuidad. Avanzada su carrera, en unas vacaciones de vuelta al hogar entusiasmó a su hermano Camilo, un desarrollista urbano, con abrir un restaurante en la Argentina, más precisamente en Bariloche. Allí, desde el 2007 al 2011, los hermanos Macías regentearon con éxito I Latina, un restaurante de cocina tropical en una ciudad con nieve, hasta que decidieron dar el gran paso y mudarse a la gran ciudad.

I Latina está ubicado en una típica casona de Villa Crespo, un espacio amplio con pocas mesas y una cocina a la vista, donde Santiago Macías ejerce su oficio de chef secundado por su hermana Laura y su pareja, Vanesa. Camilo, el hermano mayor, es el manager del restaurante y su esposa belga oficia de sommelier. I Latina sin dudas es un emprendimiento familiar, a puertas cerradas y con menú degustación como dicta la moda, pero su propuesta gastronómica es única en la ciudad: cocina latinoamericana, con influencias caribeñas. Esto se traduce en un predominio de pescados y mariscos; el uso de frutas tropicales como el tamarindo, la guayaba y la piña (ananá, en criollo) en platos principales; ingredientes y preparaciones de otros países de este lado del mundo, como Perú; más la inevitable influencia de la cocina de tierras tropicales más lejanas, como el sudeste asiático. Así, los cinco pasos del menú, en porciones discretas, permiten degustar una variedad de sabores sutiles y con presencia. El satay de langostinos y piña picante, presentado en un escultórico soporte, convive con una ensalada de quinoa y maní a la huancaína, bien peruana, y con un matambrito de cerdo y torta de plátano maduro, con reminiscencias cubanas. Pero la estrella de la noche fue Colombia, con la cazuela de mariscos al estilo cartagenero que merece un capítulo aparte.

El gusto y el olfato son los dos sentidos que más rápidamente nos transportan en el tiempo y el espacio. La cazuela de mariscos de I Latina nos llevó en un bocado a La casa de Socorro, el tradicional bolichón de pescados y mariscos de Cartagena de Indias, en la costa del Caribe colombiano. Esa es la tierra de la familia materna de los Macías, lo cual demuestra que hay recetas que se llevan en la sangre. Santiago Macías logró en una versión refinada, pero con la misma la esencia, la misma cremosidad y alquimia entre la leche de coco, el ají dulce y el tomate.

Con la primavera I Latina también tiene un brunch los domingos, con más clásicos colombianos como las arepas con queso, los patacones y el café a la olla, con canela y panela. Además de exquisitos panes y frutas tropicales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *