Televisión / 5 de octubre de 2012

tv

Mujeres buscando

“23 Pares”. Unitario. Viernes a las 23.30, por Canal 9. Elenco: Érica Rivas, María Onetto, Fabián Vena y otros. Guión: Marta Dillon. Dirección: Agustina Carri.

Por

Nunca es suficiente volver a machacar lo saludable que resulta al medio (y al ambiente también) que nombres importantes del cine y el teatro alternativos ingresen a la televisión. Eso sí, sería un poco más auspicioso que productos con la calidad que involucra “23 Pares” no queden relegados al espacio-saldo de un viernes a la hora de las brujas. No olvidar que la mejor de las series producidas el año pasado por los concursos INCAA, “Proyecto aluvión”, también terminó sepultada en el mausoleo de la grilla de aire. Y ni esa ni esta creación de Albertina Carri (autora de un film fundamental como “Los rubios”) con guión de la periodista Marta Dillon, merecen tal suerte.

Por supuesto, además de los empujones, estará en el programa generar el boca a boca que siente a los espectadores después de varios cafés a ver esta nueva miniserie. Los incentivos son varios, tanto por el nivel del elenco como por el tema a tono con los tiempos: Elena (María Onetto) y Carmen (Érica Rivas) son hermanas que acaban de perder, en seis meses, a ambos padres, una pareja de científicos dueños de un laboratorio especializado en análisis de ADN que ellas heredan. La mayor (Onetto) es abogada, casada y madre; la otra es bióloga, soltera y sexualmente libre: es decir, dos polos que se rechazan y se aman, incondicionalmente unidas en el cuidado de su hermano Gustavo (Fabián Vena), con un extraño trastorno mental. La historia que atravesará los trece episodios es la de este dúo que deberá enfrentar, a pesar de sus diferencias, casos que requieren la investigación de esos 23 pares de cromosomas que conforman la huella genética, irrepetible, de cada persona.

El primer episodio presentó a los personajes fijos del unitario, todos con actuaciones precisas salvo Esteban Bigliardi (siempre destacable en teatro y cine) que apareció un poco perdido en el rol de marido de Onetto. La historia paralela del capítulo mostró a un hombre maduro (Daniel Fanego) que se entera de ser adoptado y reencuentra a dos hermanos. El problema del episodio fue el desbalance en el entrelazado de ambos hilos: por un lado, de la vida de ambas hermanas, aunque con alguna morosidad, conocimos bastante incluida la apertura de subtramas (la relación incipiente de Rivas con el personaje de Analía Couceyro y las tensiones de la pareja de Onetto). En cambio, la trama “episódica” estuvo licuada, con poco peso dramático. Sin embargo, la intensidad realista de las escenas de las dos hermanas compensa esas debilidades. Habrá que esperar los próximos episodios para ver no solo a una gran cantidad de buenos intérpretes entrando y saliendo de la historia, sino también para comprobar si el elegante estilo de Carri y su capacidad para representar pasiones alcanzan los picos emotivos que la ficción insinúa. “23 Pares” tiene en su código genético el material suficiente para cumplirlo.

 

Comentarios de “Mujeres buscando”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *