Personajes / 12 de Octubre de 2012

Kike Teruel (47)

“No soy un tipo de hacer balances”

Toca charango, guitarra y aporta su registro de barítono a Los Nocheros. Cuestionamientos, giras, nuevo CD y conciencia social.

"Mi mujer me conoció cuando yo era un muerto total. Me bancó, no teníamos plata, casa, laburo, nada. No la pasa bien con mis giras, se adaptó, pero no se acostumbró".

Che, venite para acá que nos invitaron a cantar en el festival mayor. Traé plata, porque no tenemos ni un peso y debemos la pensión”, le anunció a Kike Teruel su hermano Mario desde Cosquín, acompañado por Quique Aguilera y Rubén Ehizaguirre. Era 1986 y todo cambió en la vida del empleado administrativo de una empresa de transporte, que largó Ingeniería en cuarto año y ansiaba sumarse a “Los nocheros”, un grupo que a veces era trío y otras, cuarteto. “La rompimos con ‘La cerrillana’ y ‘Al rojo vivo’, y la comisión del festival nos preguntó si queríamos cantar un día más. Nos hicieron firmar un contrato por el cual al año siguiente teníamos que volver gratis”, recuerda Kike, y se lamenta: “Espero que no siga pasando, se han vuelto a politizar mucho los festivales”. En el `94 volvieron, según lo estipulado, y fueron consagración. A Quique Aguilera lo había reemplazado Jorge Rojas, a quien hoy reemplaza Álvaro Teruel, sobrino de Kike.

“Nosotros fuimos jugando a Cosquín, los chicos habían ido por joder nomás, yo tuve que quedarme trabajando. Andábamos con unos bahianos y un chaleco que no tenían nada que ver, superridículos. No sabíamos lo que era vestirnos bien. La noche que fuimos consagración nos pidieron que vayamos bien vestidos y no teníamos ropa, un amigo me prestó los zapatos y mi señora un saco con hombreras, ¡era de mujer y yo me mandaba!, evoca divertido. Ha pasado mucha agua bajo el puente y hoy, con 16 álbumes editados y más de 2,5 millones de discos vendidos, el grupo salteño está por presentar su último CD, “Clásicos. El pecado original”, el 20 de octubre en el Gran Rex.

Noticias: ¿Pensó en la música como profesión o la vida lo fue llevando?

Kike Teruel: Con Mario canté desde la cuna, desde los 8 años, después me fui a estudiar por cumplir con una estructura social y creía que porque me gustaba la matemática podía ser ingeniero civil… ¡Uy, no sabés cómo me costó y cómo reboté! Cantaba con “Los Nocheros” en la peña “Gaucho Güemes”. Me costaba muuucho mantener el hábito de estudiar. Esto de ser cantor te saca de la vida normal, estás viviendo una vida de fantasía: ese ratito en el escenario, la gente… así te escuche uno o diez mil, te vas de la realidad. Adelantaba los prácticos, a veces mal, para poder viajar con el grupo. Un día una profesora me dice: ‘¿Por qué no te dedicás a una de las dos?, no podés cantar y estudiar’. Me enojé y salí caliente, pero sabía que era verdad. Ahí dejé y me dediqué a cantar: ahora se la ve como una profesión seria, pero antes era algo osado.

Noticias: ¿Les costó lograr reconocimiento en su ciudad?

Teruel: Éramos unos vagos que no sabían qué hacer y cantábamos por las peñas. Yo estudiaba por lo menos, pero el Mario que siempre ha sido el creativo… ahora tiene dos adjetivos piolas: “creativo” y “bohemio”, pero antes era un vago que andaba viendo con qué la pegaba (ríe). Él es el creador musical de “Los Nocheros”. En el ‘91 se nos complicó la historia económicamente y yo me fui a trabajar a una empresa de transporte, porque ya tenía dos hijos. El Chaqueño Palavecino estaba de chofer… muy loco.

Noticias: ¿Pudo asimilar fácilmente el éxito y la fama o le trajo complicaciones?

Teruel: No me di cuenta. Soy un pésimo administrador y cuando me entra plata no digo: ‘voy a hacer esto, este año vamos a cobrar tanto’. Nos llegaban los shows, nos íbamos haciendo conocidos  y yo iba buscando más. No soy un tipo que hace balance, porque tenés que mirar para atrás, y como nunca lo hago no me daba cuenta de lo que había pasado. Iba caminando o a comer en un restaurante y gente quería sacarse fotos conmigo, ahí empecé a caer. Teníamos fama barrial, después provincial, nacional e internacional, dimos los pasos de a uno.

Más información en la edición impresa de la revista

 

Comentarios de ““No soy un tipo de hacer balances””

  1. Me pareció muy interesante todo lo que contó Kike Teruel a cerca de su carrera profesional y todo lo que tuvo que hacer para llegar a ser el gran artista que es. Con esto nos enseña que nuestros sueños se pueden volver realidad si nos esforzamos y ponemos mucho empeño. Kike sigue adelante, eres una gran persona, nunca cambies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *