Personajes / 19 de Octubre de 2012

Roberto Zaldivar (55)

“Sueño con producir tecnología de punta”

El oftalmólogo mendocino que operó a centenares de famosos fue premiado en Inglaterra. Propuestas asiáticas y apuesta federalista.

Solidario. Atiende a Su Giménez, Francella, Montaner, Darín. Y con la Fundación Zaldívar, a sectores de bajos recursos.

Roberto Zaldivar ve más allá de lo que el promedio de los mortales. Ni chiste ni metáfora: sus ojos divisan más líneas que el estándar (dos más con uno y una más con el otro). Aunque es hijo de una madre miope y un padre con astigmatismo, el destino protegió su propia herramienta desde temprano. También desde la cuna empezó a nutrirse de oftalmología. Su papá Roger, un reconocido especialista mendocino, lo llevó a congresos desde que tenía ocho años y él sintió que manejaba ese idioma y que conocía a cada miembro de la comunidad oftalmológica internacional.
Para Zaldivar, el pasaporte a su carrera exitosa es la perseverancia y la obsesión por su trabajo. Por eso, no usa anteojos de sol; no porque no sea aconsejable protegerse de los rayos ultravioletas sino porque él no tiene demasiado aire libre encima. A cambio, suma millas aéreas, más de mil disertaciones, unas 12.000 operaciones (contando solo las de colocación de lentes intraoculares) y récords de distinciones internacionales. La última es el prestigioso Rayner Medal Award, que le entregó a fines de septiembre pasado la Sociedad Inglesa e Irlandesa de Catarata y Cirugía Refractiva, una de las más antiguas e influyentes del mundo. Allí lo consideran el profesional que mayor experiencia tiene a nivel mundial en la colocación de lentes fáquicas de cámara posterior (que se utilizan para corregir defectos como la miopía y el astigmatismo) y eso lo convirtió en el primer latinoamericano que obtuvo ese galardón.

Roberto Zaldivar: Para mí es muy importante y creo que también lo es para la medicina y la oftalmología. Siempre digo que al vivir en la Argentina, en Mendoza, y al ser latinoamericano algunas cosas cuestan el doble.

Noticias: ¿Cómo cuáles?

Zaldivar: Ser reconocido en el Primer Mundo es muy difícil y serlo en lugares muy conservadores como Inglaterra, más. Inglaterra es casi la cuna de la oftalmología. El primer lente intraocular en el mundo se fabricó y se puso allí. A mí me han dado un premio sobre lentes intraoculares, o sea: sobre el mismo tema que ellos inventaron.

Noticias: ¿Cuál es su techo?

Zaldivar: El punto es mantenerse en este nivel, lo que exige este tipo de vida que la gente por ahí no entiende. En los últimos dos meses debo haber hecho ocho viajes, a Europa o los Estados Unidos.
Estudió en la Universidad Nacional de Cuyo, hizo su posgrado en Boston, Estados Unidos, y allí trabajó bajo la tutela del doctor Richard Simmons, un prestigioso profesional de la Fundación de Glaucoma de Nueva Inglaterra. Así, y con sólo 25 años, atendió a varios integrantes de la familia Kennedy, jeques árabes y presidentes latinoamericanos (como Ferdinand Marcos y Corazón Aquino, de Filipinas). También atendió a los argentinos más poderosos que iban a operarse con el doctor Simmons. Esos mismos pacientes fueron sus principales promotores cuando él terminó radicándose en Mendoza.

Noticias: ¿Quiénes fueron los primeros argentinos famosos que atendió?

Zaldivar: Probablemente la persona que me dio mucha trascendencia fue Bernardo Neustadt en los `90. Ya había sido operado pero le había quedado un pequeño defecto residual, había dado varias vueltas y nadie se lo había solucionado y yo estaba especializado en eso. Las otras dos personas públicas importantes fueron Susana (Gimenez) y Dady (Brieva).

Antes de que volviera a la Argentina, el doctor Simmons estaba organizando un hospital en Arabia Saudita y le propuso sumarse al equipo. “Estaban haciendo un hospital que parecía Disneylandia, era una propuesta muy tentadora no solo en lo económico sino en la experiencia de empezar en un lugar que tuviera todo. Hasta que llegó el reglamento de cómo era la vida allí. Implicaba estar en el medioevo. Si hacías determinadas faltas te podían cortar la mano o azotarte en plaza pública, por ejemplo. Era muy duro. Mi señora me dio el ultimátum y me dijo: `No es el lugar, por más que sea Disney´”, cuenta.

Noticias: Con Disneylandia a disposición, eligió el Italpark en plena debacle…

Zaldivar: (risas) La realidad es que mi padre tenía un instituto muy considerable para su época. Y yo soñé con hacer algo muy revolucionario y me puse a trabajar. Me instalé en Mendoza para ver si podíamos romper un poco el molde tradicional. Nos ha ido bastante bien si consideramos que el 97 por ciento de las personas que atendemos no son de la ciudad.

Noticias: ¿Cuántas veces lo tentaron para abandonar su ciudad?

Zaldivar: Siempre te tientan. Sobre todo los países asiáticos como Katar y Dubai, dos lugares que están haciendo desarrollos. También de Malasia y de Kuala Lampur porque tuve la suerte de atender a una hija del hermano del rey y a la persona más importante de la industria de allí y tuve mucha oportunidad para instalarme, pero hacer funcionar una cosa a tanta distancia… La realidad es que todavía lo estamos considerando.

Más información en la edición impresa de la revista

 

3 comentarios de ““Sueño con producir tecnología de punta””

  1. Dr. Ud. es un orgullo para los argentinos. Gracias por todo lo que hace con su Fundación.

  2. Es impecable la trayectoria profesional del Dr. Roberto Zaldívar. Asimismo un
    verdadero orgullo para la Oftalmología Nacional.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *