Personajes / 26 de Octubre de 2012

Eleonora Wexler: “Soy muy frágil”

Encabeza la obra “Cock” junto a Leonardo Sbaraglia. Habla de las complejidades del amor, su separación y reacomodamientos. Fotos

Redescubrirse. Dejó de meditar, volvió a estudiar canto y cree que las cosas ocurren a su tiempo.

Todavía no sabe cómo la encuentran. Pero está convencida de que ellos, los personajes, la eligen. Bajan de repente, se asoman a su vida, se le acercan al oído y le susurran. O le gritan en la cara. Vienen a hablarle, a contarle algo. Pero también llegan para hacerla hablar a ella, para que les preste el cuerpo y tiren juntos de la punta de un ovillo que se enlaza con algún nudo particular de su propia vida, en ese preciso momento. No en la vida de Eleonora Wexler, la actriz, la que empezó en “Annie” a los ocho años y no se bajó nunca más del tren; ni la que hizo villanas memorables en tele sin que el traje le quedara pegado y pudo ensalzar también a tiernas románticas; ni la que vibra en teatro con todas sus cuerdas. Le tocan la puerta a Eleonora, la mujer que se reconoce como fuego puro, la mamá de Miranda (8), la que no sabe graduar entregas, la que apuesta por la transformación y el movimiento de las cosas. Esa Eleonora es la que se sorprende cuando sus mensajeros vuelven a escogerla y el destino la hace pisar un escenario con textos que tocan notas similares a la de su vida interior. Como ahora que atraviesa su separación después de catorce años de pareja y en la obra “Cock” encarna a una mujer divorciada que se enamora de un varón, hasta ese momento gay, quien también se enloquece con ella y le promete el cielo, pero ese proyecto conjunto estará supeditado al resultado de la tormenta interior que se le desatará acerca de quién es él y qué quiere.

Noticias: ¿De qué habla “Cock” para usted?

Eleonora Wexler: De los vínculos, del amor, del rol que ocupa cada uno. Tenés el rol de la mamá, a mamá se la ve de determinada manera con papá y con los hijitos… ¿qué pasa si cambias de rol y un día decís: `sabes qué, me gusta Claudia´ y todo alrededor tuyo, que te compró con determinado rol, se mueve, se moviliza, vos te movilizas también porque decís quién soy, qué quiero, estoy descubriendo algo nuevo en mi vida…? Habla de las relaciones humanas, de lo complejas que son, del amor.

Noticias: ¿El amor es transformador o nos transformamos en manipulados y manipuladores a la hora del amor?

Wexler: Es interesante lo que decís, creo que suceden las dos cosas, el amor transforma en el sentido positivo pero también creo que en forma inconsciente uno manipula y se deja manipular. El personaje de Leo (Sbaraglia) no puede elegir y busca su identidad, su liberación, y todos alrededor tironean de esa persona. Mi personaje se enamora, pero ella en este juego lo manipula y también se pone en un lugar para ser utilizada.

Noticias: Como si se tratara de la ambivalencia constante entre ser manipulados y pretender manipular.

Wexler: En los vínculos, y sobre todo en el amor, sucede mucho eso y esta obra está puesta al servicio de eso.

Noticias: ¿En quién nos transformamos cuando estamos acompañados?

Wexler: Hay diferentes etapas en la vida. Creo que cuando uno es más chico quizás necesita agradarle más al otro, simbiotizarse. Cuando uno es más grande, va queriendo que ese compañero te acompañe en la vida siendo quien sos y proyectando algo en conjunto, pero que te acompañe. Por ahí es una utopía lo que estoy diciendo.

Noticias: No es tan fácil, ¿no?

Wexler: Nooo (se ríe)

Noticias: Está atravesando la separación del padre de su hija, después de compartir 14 años. Habrá partes de la obra particularmente cargadas para usted, ¿cierto?

Wexler: Ninguna de las obras o personajes que me tocaron son ajenos a mi realidad, siempre cayeron en momentos determinados de mi vida. Más allá de que este personaje no tiene que ver conmigo ni con mi forma de ser, en un punto yo tengo que contar algo que tiene que ver con algo de mi vida. Es maravilloso.

Noticias: ¿Cómo si los personajes le vinieran a contar algo a usted?

Wexler: Me vienen a contar algo y a hacer que yo desarrolle algo y que transite algo. Entonces está buenísimo, siempre me pasó… es increíble, digo “lo que me viene a caer justo ahora, no puedo creer”.

Noticias: ¿Y qué le trae este personaje, en este momento de su vida?

Wexler: Ufff, muchas cosas, creer en el amor fundamentalmente. Ella conoce a esta persona que la trata diferente, viene de haberse casado y descubre un ser más frágil y se enamora profundamente. Ella se manda de lleno y se juega por ese amor.

Noticias: Y usted es muy así.

Wexler: Total. Soy ariana con ascendente en Leo y luna en Leo…. (risas) Cómo no voy a hacer así. No gradúo, yo voy. Eso tiene su parte buenísima y otro costado que no está bueno, porque hay un lugar donde no se puede ir por impulsos en la vida. Igualmente tengo mi parte racional, aprendí a acudir a ella pero el impulso está en mi naturaleza, es parte de mi esencia, y creo que los personajes que me llegan también son muy mandados.

Noticias: Con esa personalidad tan intensa, ¿cómo vive la separación?

Wexler: (cambia la cara) Es un momento de duelo, de estar metida para adentro, no es algo que quiera compartir mucho, siempre fui muy cuidadosa de mis afectos, trato de mantener el mayor respeto posible.

Noticias: ¿Cómo lo llevá en relación con su hija?

Wexler: Lo fundamental y más lindo que hicimos fue tenerla a Miranda, entonces prevalece su cuidado. Somos dos buenas personas, estuvimos muchos años juntos compartiendo una vida, tuvimos una hija; lo fundamental es ella. Y más allá de que a uno le duela y es difícil, creo que lo estamos haciendo bien, le demostramos amor y afecto por ambos lados y, fundamentalmente, la contenemos.

Noticias: ¿En algún momento deja que Miranda la contenga?

Wexler: Yo le he contado cuando estaba triste, porque está bueno mostrarle que mamá no es la supermujer, todopoderosa, a la que no le pasa nada.

Noticias: Sobre todo con esa faceta tan mandada y de ponerse tanta carga en la mochila, ¿no?

Wexler: Sí, pero también soy muy frágil. Uno trabaja con la sensibilidad, con los sentimientos, todo está muy a flor de piel, entonces no puedo no mostrarle que me sensibilizo, lo hago con los animales, en la calle cuando veo un chiquito, con un montón de cosas. Si me dice: “Hoy tenés lágrimas en los ojos”, le digo que estoy triste y si me pregunta por qué, le digo. Trato de no ocultarle ni dibujarle.

Lea la entrevista completa en la edición impresa de la revista.

 

 

6 comentarios de “Eleonora Wexler: “Soy muy frágil””

  1. Esuna mUjer tan sensual, con un cuerpo hermoso, sueño con ella en realizar el acto de lesbianismo mejor cuidado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *