Blogs / 1 de Noviembre de 2012

Star Wars nos enseñó todo mal

Tras la compra de Lucas Films por parte de Disney, se abren interrogantes ¿Walt está conservado en carbonita? ¿Daisy será esclava del Hutt? ¿Abrirán un parque temático en Tatooine?

Ayer, las redes sociales explotaron como el planeta Alderaan cuando se supo la noticia: Disney compró Lucas Films. La transacción, de 4.050 millones de dólares, deja en manos de la compañía del criogénico creador a una de las franquicias más redituables de la historia del cine, la mítica Star Wars.

Las especulaciones no tardaron en circular. Que la línea “princesas” ahora incluiría a Blancanieves, Cenicienta, Bella y Leia. Que Goofy ya estaría ensayando la frase “Pluto, I am your father”. Que Darth Mickey planea ponerle orejitas a la Estrella de la Muerte (que sería rebautizada Estrella de la Alegría). Que habría una interna feroz entre el Pato Donald y Jar Jar Binks, que se disputan el puesto de ser el personaje que más ha atentado contra el lenguaje humano. Que, en una nueva versión de “Return of the Jedi”, al final aparecerían los fantasmas de Yoda, Obi Wan, Anakin, Mufasa y la mamá de Bambi (a propósito: a la mamá de Bambi la matan, a la mamá de Nemo la matan, al papá de Simba lo matan, al papá de Pinocho se lo traga una ballena ¿Quién les escribe los guiones? ¿Los hermanos Schocklender?).

Mi generación se crió con Star Wars. Y Star Wars nos enseñó todo mal. Según la saga de George Lucas, una chica con pistola es sexy (lo cual explicaría el éxito de Florencia de la V). En el canon de la galaxia muy, muy lejana, el paradigma de la sabiduría es un viejo verde (lo cual explicaría el éxito de Gerardo Sofovich). En el universo imaginario de Star Wars, tu mejor amigo es un Koh-i-noor y el caniche puede pilotear una nave espacial. Sí, con eso crecimos, con eso nos criamos, y así de disfuncionales salimos.

Pero el peor rumor sobre los harcore fans de Star Wars es ese que dice que el fanático de la familia Skywalker no tiene éxito con las mujeres. Eso no es cierto. Pero, eso sí, solo nos apareamos entre nosotros. A lo sumo, con un fan de Star Trek, Stargate o Starbucks.

El problema es que, como en las antiguas noblezas, de tanto cruzarnos entre nosotros, nos han empezado a nacer algunos hijos bobos.

De ahí vienen los primeros fans de Crepúsculo.

 

6 comentarios de “Star Wars nos enseñó todo mal”

  1. ME ENCANTO EL COMENTARIO, MEJOR EXPLICADO IMPOSIBLE ME MATA DE RISA, PREGUNTO NO? NO LE DARAN EL PAPEL DE LORD VADER A KRISTINA??? TOTAL CON LA MASCARA NO SE NOTARIA, Y CON LO CARA DE PIEDRA QUE ES .MMMM MEJOR SERIA QUE SEA SIN MASCARA…¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *